El príncipe heredero de Noruega, Haakon, junto a su esposa Mette-Marit

SHOWBIZ

El rey Harald V de Noruega ha vuelto a sufrir una llamativa hospitalización, la tercera en lo que llevamos de año, y en esta ocasión tampoco han trascendido los motivos que han obligado a su equipo médico a tomar tan drástica decisión. El soberano debería haber acudido este viernes a una reunión de la máxima relevancia con el primer ministro del país, un encuentro al que finalmente ha tenido que acudir su primogénito, el príncipe Haakon.

La última vez que se vio en público al monarca fue curiosamente ayer jueves, durante un acto en el que presidió las celebraciones por el fin de la temporada de navegación del barco real Royal Norwegian Ship. Poco antes, la familia real al completo asistía a la confirmación religiosa de Sverre Magnus, nieto del rey e hijo menor del príncipe heredero y la princesa Mette-Marit.

Publicidad

En el mencionado evento, Harald de Noruega no ofreció signo alguno que pudiera prever lo sucedido este viernes, ya que al margen de tener que verse asistido por la reina Sonia al bajar las escaleras de la iglesia, el monarca exhibió un más que favorable estado de salud para sus 83 años de edad.

Sin embargo, hay que recordar que el rey Harald ya había vivido dos hospitalizaciones en los nueve meses que han pasado desde el inicio del año, aunque todas ellas desembocaron en una rápida alta que, en cuestión de días, le llevó a retomar sus compromisos oficiales sin mayores problemas. En esta ocasión, habrá que esperar a que fuentes del palacio real determinen el alcance de la situación antes de empezar a especular sobre su regreso a la vida pública.

Publicidad