Rita Ora

SHOWBIZ

La cantante Rita Ora organizó una 'fiesta secreta' este sábado en el exclusivo restaurante Casa Cruz de Notting Hill, en Londres, con motivo de su cumpleaños. La idea de celebrar su entrada en la treintena rodeada de sus seres queridos ha acabado saliéndole muy cara, y no solo por la multa de 10.000 libras -más de 13.000 dólares- que se le ha impuesto por ignorar las restricciones durante el segundo confinamiento en Reino Unido, sino también por las críticas que le están lloviendo ahora.

Rita se ha disculpado públicamente a través de un comunicado en Instagram en el que reconoce que asistió a "una pequeña reunión de amigos" que se organizó "en el último momento". Sin embargo, según afirma el periódico The Sun, hubo más de 30 invitados entre los que se encontraban las hermanas Cara y Poppy Delevingne, que llegaron al local en grupos pequeños para entrar a través de la puerta trasera.

Publicidad

Los paparazzi fotografiaron a varios empleados cargando bolsas de hielo y a la cumpleañera llegando más tarde de punta en blanco, ataviada con un vestido de raso y un abrigo de piel. Pasadas unas horas, varios agentes de policía hicieron acto de presencia para comprobar si había alguien en el interior del restaurante, mirando a través de las ventanas e intentando abrir la puerta principal, que estaba cerrada, tras recibir una llamada alrededor de las nueve de la noche alertando de una posible violación de la normativa sobre reuniones sociales durante la actual pandemia del coronavirus.

La artista ha pagado voluntariamente la sanción correspondiente después de que la policía metropolitana abriera una investigación sobre lo ocurrido y ha aclarado que sabe que se comportó de forma muy irresponsable por mucho que pensara que el período de encierro ya había terminado.

"Lamento profundamente haber roto las reglas y comprendo que eso pone a la gente en peligro. Ha sido un error de juicio muy grave e inexcusable. Dadas las restricciones, me doy cuenta de lo irresponsables que fueron mis acciones y asumo toda la responsabilidad. Me siento particularmente avergonzada porque sé de primera mano lo duro que ha trabajado la gente para combatir esta terrible enfermedad y soy plenamente consciente de los sacrificios que han realizado tanto los individuos como las empresas para ayudar a mantenernos a todos a salvo. A pesar de que esto no cambie nada, quiero disculparme sinceramente", ha afirmado Rita.

Publicidad