EEUU Famosos -  24 de mayo 2021 - 08:16hs

Martin Bashir, el encargado de entrevistar a Diana en 1995, nunca quiso "perjudicarla"

El periodista que utilizó pruebas falsas para que Diana concediera su polémica entrevista sabe que "cometió un error", pero en su defensa insiste en que ella tuvo absoluto control sobre el material que se emitió y que el resultado final de sus acciones fue una conversación que normalizó las enfermedades mentales

Finalmente, la investigación externa encargada por la BBC en torno a la explosiva entrevista que la princesa de Gales concedió en 1995 llegó hace unos días a la conclusión de que se utilizaron documentos falsos y técnicas cuestionables para conseguir que ella accediera a hablar con Martin Bashir. Aquel programa causó un gran revuelo porque Diana desveló que siempre "habían sido tres" en su matrimonio con el príncipe Carlos, confirmando así la rumoreada infidelidad de su marido con Camilla Parker Bowles.


Las polémicas 'pruebas' eran una serie de extractos bancarios falsificados que se le mostraron al hermano de Diana, el actual conde de Spencer, para convencerles a ambos de que ciertas personas de su entorno estaban recibiendo pagos de la casa real a cambio de espiarla.


Sin embargo, el periodista que entrevistó a Lady Di ha insistido ahora en que ella estaba contenta con la decisión que tomó de sentarse a charlar con él, independiente de los motivos por los que lo hiciera, y con el resultado final de la conversación que mantuvieron.


"Obviamente lo lamento, fue un error. Pero no tuvo ninguna influencia [en Diana], no tuvo ninguna influencia en la entrevista. Nunca quise perjudicar a Diana en ningún sentido y no creo que lo hiciéramos. Todo lo que hicimos en términos de la entrevista fue como ella quería, desde el momento en que decidió avisar a palacio, hasta cuando se emitió, o el contenido... Mi familia y yo la queríamos", ha asegurado Bashir en una serie declaraciones al Sunday Times en las que insiste en que no puede culpársele de la trágica muerte de Diana en un accidente de coche, que tuvo lugar dos años más tarde mientras huía de los paparazzi en París.


"No creo que se me pueda hacer responsable de muchas de las otras cosas que ocurrieron en su vida, y de las complejas cuestiones que rodeaban las decisiones que tomó. Puedo entender por qué alguien querría hacerlo, pero canalizar esa tragedia y la difícil relación entre la familia real y los medios de comunicación, y colocarlas únicamente sobre mis hombros me parece un poco irracional. Sugerir que soy el único culpable me parece irracional e injusto".


Por otra parte, el veterano periodista, que ya no trabaja para la BBC, teme que el escándalo que se ha desatado en torno a las técnicas que utilizó para conseguir la entrevista eclipse todo lo que Diana desveló ante las cámaras, para confesar por ejemplo que había padecido bulimia y explicar cómo se había desencadenado en su caso la enfermedad.


"Fue una princesa pionera. Si se piensa en el dolor que manifestaba en el marco de su matrimonio, o en el hecho de que admitiera padecer una enfermedad psiquiátrica, ¡resulta extraordinario! Y sus hijos han continuado defendiendo la salud mental. No entiendo cuál es el propósito de todo esto en última instancia", ha afirmado.


"Hice algo malo... pero por favor, hay que reconocer parte de la relación que mantuvimos y de lo que aportó a través de esa entrevista. Una de las cosas más tristes de todo esto ha sido la forma en que lo que ella contó ha sido ignorado casi por completo".

FUENTE: RSS

En esta nota: