Es la historia de Ward, un bebé que nació con solo cinco meses de gestación y que su padre, Benjamin Scott, ha decidido compartir.