AFP

Las fuertes lluvias que han caído en los últimos meses en el norte de Chile vistieron de verde el desierto de Atacama, el más árido del mundo, convirtiéndolo en un jardín florido con una explosión de vegetación y colores.