La Policía española ha desarticulado por primera vez en España una red dedicada a la explotación sexual de hombres, que captaban en Brasil y a los que proporcionaban cocaína, "popper" (una droga para la estimulación sexual) y viagra "para prostituirse 24 horas al día".