El sector de la relojería de lujo apenas ha experimentado las consecuencias de la crisis económica, algo que se adivina tras recorrer los concurridos expositores que desde hoy y hasta el próximo día 20 participan en la vigésimo segunda edición del Salón Internacional de la Alta Relojería de Ginebra.