Expertos forenses realizan excavaciones dentro de un destacamento militar en Cobán, Guatemala

Agencia AP

COBAN, Guatemala (AP). Expertos forenses realizan excavaciones dentro de un destacamento militar del centro de Guatemala, en donde han recuperado los restos de 99 indígenas que aparentemente fueron sepultados en fosas clandestinas durante la guerra civil que asoló durante 36 años esta nación centroamericana.

"Hay 15 fosas en total y ya hemos encontrado 99 osamentas desde que empezamos el trabajo", dijo el miércoles uno de los especialistas de la Fundación de Antropología Forense, Edgar Telón del Cid, que participa en los trabajos.

Publicidad

Las excavaciones se realizan en el destacamento militar ubicado en Cobán, en el departamento de Alta Verapaz, a unos 90 kilómetros al norte de la capital.

La Fiscalía de Derechos Humanos y la Asociación de Detenidos-Desaparecidos de Guatemala buscan entre 200 y 300 personas cuyo paradero no ha sido determinado desde el conflicto armado y empezaron a solicitar la excavación del área desde el año 2000, tras el volumen de denuncias interpuestas por familiares.

Publicidad

"A raíz de una investigación por auxiliares fiscales determinaron que podrían encontrarse osamentas en este destacamento militar", explicó Telón.

Agregó que está exhumación era "la primera de siete en total que ha pedido la fiscalía".

En marzo, el jefe del grupo de peritos de la Fundación de Antropología Forense de Guatemala, Leonel Díaz, dijo a The Associated Press que no se había podido establecer la causa de la muerte de los restos hallados.

"No parece ser una masacre, creemos que fue el lugar donde enterraron a personas que mantuvieron detenidas en el destacamento", explicó en aquel entonces.

Al comenzar la excavación, el grupo de antropólogos instaló en la zona un centro provisional para tomar muestras de ADN a habitantes de la zona que buscan a sus familiares desaparecidos y esperan de esta forma poder identificar los cadáveres.

Las muestras todavía no han sido analizadas, ni comparadas con los restos recuperados.

Las hostilidades entre las fuerzas armadas y guerrillas marxistas terminaron en 1996 con un acuerdo de paz entre las partes, pero dejaron al menos 200.000 muertos y desaparecidos, según estableció una comisión de la verdad auspiciada por Naciones Unidas al terminar el conflicto.

El destacamento funciona actualmente como base de entrenamiento de fuerzas especiales militares que apoyan en misiones de paz a nivel internacional y es la sede de un operación de cooperación que militares estadounidenses desplegaron en esa región del país.

Publicidad

Publicidad