Una mujer bosnia busca el féretro con los restos de un familiar, entre los 520 nuevos cadáveres identificados recientemente de las víctimas de la matanza de Srebrenica por las fuerzas serbio bosnias, antes de su entierro en el cementerio de Potocari

Agencia AP

SARAJEVO, Bosnia-Herzegovina (AP). Los familiares llegaron de nuevo para enterrar a sus muertos en la ciudad cuyo nombre es ahora sinónimo de genocidio, al cumplirse el 17mo aniversario de la peor masacre en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Unos 30.000 musulmanes viajaron el miércoles a un centro conmemorativo en Srebrenica, Bosnia, con el fin de enterrar a 520 víctimas recientemente identificadas, parte de los miles de hombres y niños musulmanes asesinados en julio de 1995 por las fuerzas serbias.

Publicidad

El ritual anual fue tan desgarrador como siempre.

Hasanovic Izabela, de 27 años, pasó los últimos minutos llorando sobre uno de los ataúdes antes de que lo bajaran al interior de la tierra.

Publicidad

"Mi padre, mi padre está aquí", sollozó. "No puedo creer que mi padre esté en este féretro. ¡No lo puedo aceptar!"

Otra mujer cayó de rodillas al lado de un ataúd, al tiempo que presionaba sus labios contra la tela verde que cubría la madera.

"Es tu hermana que te besa. Soy yo", le susurró al féretro mientras lo acariciaba con ambas manos hasta que otros lo bajaron.

Después en el valle se escuchó el eco de la tierra que miles de palas depositaban sobre más de 500 ataúdes mientras de los altavoces salía una voz que leía los nombres de las víctimas.

Entre ellas había 48 adolescentes, así como Saha Izmirlic, de 94 años, que fue enterrada junto a su hijo, quien también murió en la masacre. Al otro lado de su tumba se mantiene un espacio vacío a la espera de su nieto, que aún no ha sido encontrado.

Srebrenica era un pueblo musulmán protegido por las Naciones Unidas en Bosnia, asediado por las fuerzas serbias durante la guerra de Bosnia entre 1992 y 1995. Las tropas serbias dirigidas por el general Ratko Mladic irrumpieron en el pueblo en julio de 1995, separaron a los hombres de las mujeres y ejecutaron a 8.372 hombres y niños en unos pocos días.

Las tropas holandesas emplazadas en Srebrenica como pacificadores de la ONU fueron dominadas y no pudieron intervenir.

Los cadáveres de las víctimas siguen siendo descubiertos en fosas comunes por todo el este de Bosnia. Hasta el momento, más de 5.000 víctimas de Srebrenica han sido halladas, identificadas y enterradas.

Mladic fue arrestado el año pasado en Serbia y ahora enfrenta un juicio en el tribunal penal de La Haya, Holanda. Ha sido acusado de 11 delitos, entre ellos genocidio, por presuntamente dirigir las atrocidades cometidas por los serbios durante la guerra que dejó unos 100.000 muertos.

Publicidad

Publicidad