EEUU Internacionales -  3 de abril 2014 - 00:51hs

Washington: Continúa identificación de víctimas

A medida que los forenses vinculan meticulosamente las identidades y vidas de las 29 personas conocidas entre las víctimas de un deslave que sepultó una pequeña comunidad en el estado de Washington, aún no logran identificar un cadáver.

Los restos de una persona no coinciden con las descripciones en la lista de desaparecidos, que hasta el miércoles incluía a 18 víctimas.

Los forenses saben que se trata de un varón. Pero sus restos no aportan pistas sobre su identidad, ni quién podría estar buscándolo. Ni siquiera pueden identificar su rango de edad. Sin posibles miembros de su familia con los cuales comparar, las pruebas de ADN resultan inútiles. En este punto sólo cuentan con unos dientes de oro para seguir adelante.

El hecho enfatiza el tedioso proceso de identificación de restos más de una semana después del alud del 22 de marzo que desgajó una ladera empinada, se desplazó a lo largo de la bifurcación norte del río Stillaguamish y sepultó una comunidad en Oso, a 80 kilómetros (55 millas) al norte de Seattle.

Por su parte, el presidente Barack Obama declaró zona de desastre por el daño causado por el deslave y funcionarios han informado que los afectados podrán empezar a registrarse de inmediato en la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias.

La declaratoria hace disponibles programas para ayudar a propietarios de viviendas y negocios afectados por el deslave.

Jay Inslee, gobernador de Washington, dijo el miércoles que la declaratoria también autoriza el envío de ayuda para el retiro de escombros y medidas de emergencia como barricadas y personal de seguridad. Agregó que aproximadamente 30 familias requieren ayuda en cuestiones de vivienda y de otro tipo.

Inslee señaló que las pérdidas por viviendas y bienes se calculan en 10 millones de dólares, con cerca de 32 millones de dólares adicionales en costos por respuesta ante situación de emergencia y retiro de escombros.

Al igual que los hogares, los vehículos y otros bienes fueron arrasados por el torrente de lodo, y algunos cuerpos se han encontrado incompletos.

Norman Thiersch, el forense del condado de Snohomish, dijo que la meta de su equipo —que está conformado por médicos forenses, detectives, dentistas y otros— es asegurarse de que no quepa duda sobre las identidades de las víctimas.

"Esto no es televisión", dijo. "Se trata de procesos metódicos y meticulosos por los que tenemos que pasar".

Si bien las identidades de 28 de las 29 personas confirmadas muertas han sido determinadas, hasta ahora los funcionarios han revelado los nombres de sólo 25 de ellas. Se espera que el resto de los nombres sean dados a conocer para finales de la semana.