AUSTRALIA Internacionales -  23 de abril 2014 - 10:54hs

Material en costa australiana examinado

Material no identificado llegado a la costa del sudoeste de Australia era examinado por su posible procedencia del desaparecido avión malayo, aunque es improbable que pertenezca a la aeronave, dijo el miércoles un funcionario.

La Oficina de Seguridad en el Transporte analiza las fotos de los objetos, que llegaron a la costa a 10 kilómetros (6 millas) al este de Augusta, en el estado de Australia Occidental. Empero Martin Dolan, comisionado jefe del organismo, dijo que el análisis inicial del material — al parecer piezas de metal con remaches — sugiere que quizá no proceda del vuelo 370 de Malaysia Airlines.

"No consideramos que esto ayude en la búsqueda del MH370", dijo Dolan a The Associated Press. "Por ahora no nos hemos entusiasmado".

Dolan agregó que seguramente el análisis será completado durante la noche y el jueves será emitida una declaración oficial.

Mientras tanto, el primer ministro australiano dijo el miércoles que la inexistencia de pistas no significará el fin de la búsqueda, y las autoridades piensan usar pronto un sonar más potente para rastrear el lecho del Océano Indico. .

El ministro de Defensa David Johnston dijo que Australia consulta con Malasia, China y Estados Unidos sobre la próxima fase de la búsqueda del avión, desaparecido el 8 de marzo. Los detalles serán anunciados probablemente la próxima semana.

Johnston indicó que seguramente será usado un sonar lateral comercial, parecido a los submarinos de control remoto que encontraron el buque Titanic a 3.800 metros (12.500 pies) en el lecho del Océano Atlántico en 1985 y el barco de guerra australiano Sydney en el Océano Indico frente a la costa norte de Australia, al norte de la presente zona de búsqueda, en el 2008.

"La próxima fase, creo, es intensificar la búsqueda a gran profundidad con un sonar lateral más potente y más capaz", dijo Johnston a la AP.

El primer ministro australiano Tony Abbott dijo que seguramente la zona de impacto del avión era de 700 kilómetros (430 millas) de largo y 80 kilómetros (50 millas) de ancho. Será adoptada una nueva estrategia de búsqueda en el actual rastreo del lecho marino.

"Si al final nada encontramos, no vamos a abandonar la búsqueda, podríamos pensar nuevamente la búsqueda, pero no descansaremos hasta que hayamos hecho todo lo posible para solucionar el misterio", dijo Abbot a los periodistas.

"Debemos a las familias de las 239 personas a bordo, debemos a centenares de millones — miles de millones — de personas que viajan por aire a fin de llegar al fondo de esto. La única forma que podemos llegar al fondo de esto es seguir buscando en la zona del posible impacto hasta que encontremos algo o hasta que la hayamos registrado de la mejor forma humana posible por el momento", agregó.