JAPÓN Internacionales -  30 de septiembre 2014 - 10:27hs

Suspenden tareas de rescate en volcán japonés por miedo a nueva erupción

Las autoridades japonesas suspendieron durante todo este martes las tareas de rescate en el volcán Ontake (centro), debido a las malas condiciones y los riesgos de una nueva erupción.

"Todas las operaciones por tierra y aire han sido suspendidas durante el día de hoy", anunció a la AFP un funcionario de la prefectura de Nagano a primera hora de la tarde.

Los vulcanólogos estaban dando parte de temblores cada vez más fuertes en el lugar.

El volcán Ontake entró sorpresivamente en erupción el sábado, y ya ha causado 36 muertos.

De estos, sólo 12 cadáveres pudieron ser llevados abajo, y el resto siguen arriba. Por otra parte ha habido 69 heridos.

Según un funcionario de la prefectura de Nagano, las operaciones terrestres apenas duraron media hora la mañana del martes, y debieron suspenderse "a causa de unas trepidaciones".

Los rescatistas apenas pudieron subir parte de la ladera del volcán, y por culpa de los temblores se detuvieron y esperaron en vano varias horas.

Finalmente, a las 13H30 hora local (04H30 GMT), las autoridades decidieron abandonar las operaciones por tierra y por aire, que preveían el despliegue de helicópteros militares.

Cientos de soldados, policías y bomberos presentes en la montaña tuvieron que bajar.

"Las condiciones de trabajo son difíciles para los hombres y los helicópteros", confirmó un periodista de la cadena Asahi.

En las imágenes de televisión podían verse nubes de vapor y de ceniza, mezcladas con gases tóxicos, que han ganado en volumen desde el lunes.

"Hay que evitar una catástrofe secundaria", insistieron las autoridades.

La agencia meteorológica nipona dijo que, aunque no siempre es el caso, "un recrudecimiento de los temblores puede ser una señal precursora de una nueva explosión".

De acuerdo con esta agencia, los temblores volcánicos, que habían disminuido desde el sábado, se reanudaron durante la noche del domingo.

Se registró una pausa poco después de las 06H00 (lunes a las 21H00 GMT), cuando partieron los equipos. Pero luego aumentaron, obligando a los socorristas a renunciar a trabajar, ante la desesperación de los familiares de las víctimas, que esperaban abajo para recibir los cadáveres que siguen en la montaña.

Entre el sábado y el lunes, los soldados, bomberos y policías enviados al lugar descubrieron a 36 personas en estado de paro cardíaco.

El sábado, cuando se despertó el Monte Ontake, de 3.067 metros de altitud y situado entre las prefecturas de Nagano y Gifu, unos 300 senderistas se encontraban en el camino que conduce a la cumbre.

La prefectura pidió a los habitantes que no se acerquen al volcán, cuyo acceso fue inmediatamente restringido, y que lleven máscaras en el perímetro afectado, que podría ampliarse en función de los vientos.

Por el momento no hay proyecciones de lava, pero existe un riesgo de que eso ocurra, advirtió un experto universitario interrogado por el canal público de televisión NHK.

FUENTE: AFP

En esta nota: