WASHINGTON Internacionales -  29 de octubre 2014 - 16:50hs

Realizan funeral a Bradlee, director del Post

Ben Bradlee, el director del diario The Washington Post durante la cobertura del escándalo Watergate, fue recordado el miércoles como un "guerrero periodístico" durante su funeral en la Catedral Nacional en Washington.

El vicepresidente Joe Biden, el secretario de Estado Joe Biden y muchos otros funcionarios del gobierno y periodistas estaban entre los centenares que llenaron la iglesia.

Bradlee falleció la semana pasada a los 93 años tras padecer Alzheimer en los últimos años.

Los periodistas Bob Woodward y Carl Bernstein estuvieron entre quienes rindieron tributo al hombre que dirigió la redacción del Post desde 1968 hasta 1991, durante acontecimientos tan importantes como la cobertura del escándalo Watergate que le valió un premio Pulitzer y acabó con la presidencia de Richard Nixon elevando el periódico a nuevas alturas.

"¿Cuál es la parte central de su carácter?", dijo Bernstein. "Es ésta: No tenía miedo".

El ex reportero del Post recordó el firme respaldo de Bradlee a sus reporteros jóvenes cuando confrontaban al gobierno de Nixon.

"Vivimos ahora en una era en la que demasiados de nosotros tenemos miedo", dijo Bernstein. "La cultura dominante en la política y los medios está dirigida demasiado a menudo al denominador común más bajo, hacer ruido, llamar la atención, cubrir batallas políticas como un partido de fútbol y manufacturar tanta controversia como se pueda".

Woodward, que fue compañero de Bernstein en la cobertura de Watergate y es ahora editor asociado en el Post, dijo que amaba a Bradlee y recordó como éste recorría la redacción como un lobo en busca de noticias, chismes o cualquier indicio de verdad oculta.

"Él fue un guerreo periodístico sin igual y probablemente nunca nadie se asemeje a él", dijo Woodward. "Tenía el coraje de un ejército, un león en todas las estaciones. Quería que su periódico fuese... como el destructor de la Armada en el que sirvió durante la Segunda Guerra Mundial".

Donald Graham, cuya madre, Katharine Graham, contrató a Bradlee para dirigir el Post, dijo que éste era más grande, inteligente y más divertido que lo que indica su reputación.

"El personal del Post era un grupo de hombres y mujeres que orgullosamente no tenía ningún héroe", dijo Graham. "Pero Graham era nuestro héroe, y siempre lo será".

En esta nota: