PERÚ Internacionales -  25 de diciembre 2014 - 16:49hs

Las tres vírgenes indígenas de los sellos navideños de Perú

Cuatro décadas después de llevar los mejores deseos navideños a los domicilios de Perú, los sellos de tres vírgenes indígenas se presentan en una muestra como los pioneros en difundir por correo un mensaje de inclusión cuando parte del país sudamericano vivía de espaldas a la sierra andina y a la amazonía.

En un tiempo donde las felicitaciones postales de Navidad están en extinción, la Casa de la Gastronomía Peruana exhibe las estampillas de las tres vírgenes hasta el 31 de diciembre, como parte de la colección de 43 sellos navideños que la Casa de Correos y Telégrafos de Perú emitió desde 1970 hasta la actualidad.

Las estampillas son propiedad del Círculo de Amigos de la Filatelia (CAF), y su miembro Augusto Zavala explicó a Efe que los diseños de la trilogía de vírgenes indígenas, aparecidas en 1974, 1975 y 1976, son de Carlos Zeiter, cuyos dibujos "se adelantaron a su época", al vestir a las vírgenes con indumentarias de la sierra y la selva.

"Como filatelista, creo que (estos sellos) son los mejores diseños de Navidad que el Perú ha tenido hasta el momento. Rescatan el aporte identitario y cultural de la sierra y de la amazonía, con elementos originarios de Perú, y los plasma en la filatelia", indicó Zavala.

La primera virgen, aparecida en 1974, está inspirada en el arte pictórico de la escuela cuzqueña, donde el manto tiene una forma triangular para asemejarse a una montaña, como se hacía antiguamente para asociar el credo cristiano con la devoción de las culturas prehispánicas por las montañas, lugar donde habitan los "apus" (señores).

Al año siguiente, Zeiter presentó a una virgen María como una campesina andina, ataviada con un sombrero propio de Ayacucho, a la vera de un niño Jesús abrigado con un manto andino, y custodiado por dos coloridas flores, representativas de la iconografía de los nacimientos de la región.

Para cerrar la trilogía, el diseñador peruano presentó en 1976 un sello muy similar con una virgen amazónica vestida con un típico sombrero de plumas y una túnica adornada con el kene, tradicional patrón decorativo de sus vestimentas.

Para Zavala, se trata de "una estampilla muy bonita porque hace una alegoría amazónica donde también está presente el río Amazonas, el colorido bosque tropical, y animales como la serpiente y el papagayo".

"Con esta serie de estampillas, Zeiter se adelantó a su época. Hoy se habla mucho de interculturalidad y vemos fácilmente nacimientos donde el niño Jesús es incluso de raza negra, pero en esa época nadie hablaba sobre inclusión social y cultural, y Perú vivía de espaldas a la sierra y la amazonía", comentó Zavala.

El filatelista lamentó que la creatividad de las tres vírgenes de Carlos Zeiter no se continuara en las siguientes décadas, y criticó que las últimas ediciones de sellos de Navidad emitidas por los servicios postales de Perú se limiten a reproducir cuadros de la escuela cuzqueña.

"Desgraciadamente ha habido poca creatividad. Como filatelistas, nos agradaría más que los diseñadores hagan un trabajo mucho más intelectual y puedan representar algo tan hermoso con los años 70", indicó Zavala.

El curador de la Casa de la Gastronomía Peruana, Alexander León, explicó a Efe que el resto de sellos de la colección navideña representan escenas de la Biblia y artesanías de Perú, como un nacimiento de Chulucanas, tradicional de la región norteña de Piura, mientras que otros presentan obras del artesano cuzqueño Hilario Mendívil.

La intención del museo limeño es organizar una serie de exposiciones filatélicas temporales durante el año 2015, que comenzarán con una muestra en febrero sobre el pisco sour, con motivo del mes del cóctel más emblemático de Perú, cuya historia se narrará mediante las imágenes de los sellos.