BUENOS AIRES Internacionales -  27 de febrero 2015 - 17:00hs

Argentina: muere fiscal de juicio que condenó a dictadores

Julio César Strassera, el fiscal del juicio que condenó a los líderes de la dictadura militar argentina y artífice de la frase "Nunca más" que se convirtió en un símbolo de la recuperada democracia, falleció el viernes. Tenía 81 años.

El fiscal murió en la clínica San Camilo de Buenos Aires donde llevaba varios días ingresado "a causa de una enfermedad respiratoria grave complicada por otras circunstancias", dijo al canal de cable Todo Noticias el jefe de terapia del centro, Mario Kenar. "Pasó un par de semanas con nosotros y se fue deteriorando", explicó.

Strassera es recordado por su labor en el juicio que se celebró en 1985 contra los responsables de la represión ilegal que dejó al menos 13.000 desaparecidos, según cifras oficiales. En su alegato acusatorio, pronunció un emotivo discurso que aún es recordado.

"Señores jueces... Quiero utilizar una frase que no me pertenece, porque pertenece ya a todo el pueblo argentino. Señores jueces 'Nunca más''', fue el exhorto de Strassera para que los crímenes de la dictadura de 1976 a 1983 no se repitieran.

Al poco de conocerse la noticia, las redes sociales se llenaron de mensajes de políticos argentinos de todas las tendencias, dirigentes sociales y de derechos humanos que mostraron su pesar por la muerte del fiscal.

"Es un día muy triste. Se ha muerto un hombre justo. Descanse en paz, Julio César Strassera", publicó en Twitter el diputado Ricardo Alfonsín, hijo del presidente Raúl Alfonsín, bajo cuyo mandato (1983-1989) se celebró el juicio a los dictadores.

Graciela Fernández Meijide, madre de un adolescente desaparecido e importante activista humanitaria y política, afirmó a medios de prensa que Strassera "mostró su valentía en un momento en que nadie podía apostar a que los dictadores hubieran perdido todo el poder".

León Arslanian, uno de los miembros del tribunal que condenó a los dictadores, dijo que el fiscal era un hombre "singularmente apasionado, consecuente con sus ideas y comprometido con el restablecimiento del orden democrático". Agregó que "su rol de acusador público lo representó de modo magistral".

Estela de Carlotto, titular de la organización humanitaria Abuelas de Plaza de Mayo, dijo de Strassera, con el cual reconoció que mantenía diferencias de parecer, que "fue un correcto hombre de la ley". El fiscal cuestionó tiempo atrás la cercanía de la dirigente humanitaria con la presidenta Cristina Fernández, al señalar que había pasado a ser "una aplaudidora" de la mandataria.

La entidad de De Carlotto ha localizado a más de un centenar de hijos de desaparecidos que fueron sustraídos por militares o personas afines a la dictadura.

El histórico proceso judicial en el que el fiscal se convirtió en una figura tuvo lugar casi un año y medio después de la restauración de la democracia en 1983 y cuando el malestar militar era patente.

Los represores condenados a distintas penas de prisión fueron los expresidentes de facto Jorge Rafael Videla y Roberto Viola y otros jerarcas que integraron las juntas militares que gobernaron Argentina con mano de hierro, como Emilio Massera.

El proceso tuvo gran trascendencia internacional, particularmente en Latinoamérica, ya que otros países vecinos que sufrieron dictaduras militares no pudieron llevar a los represores ante la justicia.

En los últimos tiempos, Strassera incrementó sus críticas contra la presidenta, con cuya gestión y particularmente su política de derechos humanos venía manteniendo diferencias.

Strassera responsabilizó recientemente al gobierno por la muerte del fiscal Alberto Nisman, quien en enero denunció a la presidenta por presunto encubrimiento de los iraníes acusados del atentado a un centro judío en 1994. Un juez federal desestimó en la víspera dicha acusación, medida que otro fiscal es posible que apele en los próximos días.

"La responsabilidad es por acción o por omisión, no lo han cuidado bien", dijo Strassera al respecto en entrevistas periodísticas.

En esta nota: