Silvio Berlusconi. Foto/AFP

EFE

El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi dijo hoy que el trato con enfermos y discapacitados del centro donde ha cumplido con los servicios sociales por fraude fiscal ha sido una "pausa de serenidad" y que tiene la intención de continuar visitándolos.

Hoy es el último día en el que el dueño de Mediaset acudirá para cumplir su pena al centro de la fundación Sagrada Familia, en la localidad de Cesano Boscone (Milán), muy cerca de Arcore, donde tiene una casa.

Publicidad

"El encuentro con la Sagrada Familia de Cesano Boscone, el tiempo pasado con los enfermos, con los voluntarios, con el personal sanitario y social ha sido una experiencia conmovedora y ha representado una pausa de serenidad", afirmó el "excavaliere" en declaraciones recogidas por los medios locales.

"Por ello, tengo la intención de continuar con esta experiencia y con este esfuerzo", agregó.

Publicidad

Berlusconi fue condenado en abril del año pasado a un año de trabajos sociales por fraude fiscal por el caso Mediaset, pero el Tribunal de Vigilancia Penitenciaria de Milán (norte) dictó la reducción de su pena en un mes y medio, con lo que la fecha oficial del fin de su condena es el próximo 8 de marzo.

El ex primer ministro fue condenado a servicios sociales en sustitución a los cuatro años de prisión (rebajados a uno por una ley de indultos para despoblar las cárceles) que debía cumplir por el "caso Mediaset", por el delito de fraude fiscal en la compraventa de derechos de películas estadounidenses en la década de 1990.

Debido a su edad, 77 años, Berlusconi no puede ingresar en prisión, por lo que el pasado 15 de abril el Tribunal de Vigilancia Penitenciaria de Milán le asignó los servicios sociales que había solicitado su defensa, lo que le evitó así el arresto domiciliario.

La sentencia contemplaba que Berlusconi debía realizar estos trabajos "al menos un día a la semana y no menos de cuatro horas seguidas".

Además, en este tiempo el líder de Forza Italia ha podido salir de la región de Lombardia (norte), donde tiene su residencia, sólo para acudir a su domicilio de Roma de martes a jueves, y con la obligación de regresar a su mansión de Arcore a las 23.00 horas del mismo jueves.

Publicidad

Publicidad