Etiopía Internacionales -  27 de julio 2015 - 19:59hs

Obama solicita mantener la presión sobre los islamistas somalíes

Barack Obama pidió este lunes desde Etiopía a los países del este de África que "mantengan la presión" contra los shebab y se congratuló por los avances en la lucha contra los insurgentes islamistas somalíes.

En Adís Abeba, la capital etíope que visita por primera vez, el presidente estadounidense se felicitó del trabajo de la fuerza regional de la Unión Africana en Somalia (Amisom) que lucha junto al débil ejército somalí contra los insurgentes.

La misión de la UA, con cerca de 20.00 hombres, tiene efectivos de los ejércitos de Etiopía, Kenia, Uganda, Yibuti y Burundi.

"Una de las razones por las que vemos a los shebab retroceder en el este de África son nuestros equipos regionales (...) junto a fuerzas locales", dijo Obama en referencia a la AMISOM durante una rueda de prensa conjunta con el primer ministro etíope, Hailemariam Desalegn.

Estados Unidos apoya la lucha contra los shebab con bombardeos regulares de drones en territorio somalí.

"No necesitamos mandar a nuestros propios Marines para luchar: los etíopes son combatientes duros y los kenianos y los ugandeses han sido serios en lo que hacen", añadió, aunque reconoció que todavía queda "trabajo por hacer" contra los insurgentes.

El domingo, a la misma hora en que el presidente estadounidense abandonaba Kenia (la primera etapa de su gira africana) en dirección a Etiopía, los shebab cometieron un nuevo atentado en Mogadiscio. Un coche bomba estalló cerca de un hotel de la capital, donde se encuentran las embajadas de China, Catar y Emiratos Árabes Unidos, matando a 13 personas.

Igual que en Kenia, la seguridad fue el eje central de la visita a Etiopía. Obama también habló de los derechos humanos pero en términos muy diplomáticos para no incomodar a sus anfitriones.

En materia de derechos humanos en Etiopía, dijo, "todavía hay trabajo, y creo que el primer ministro es el primero en reconocer que todavía hay cosas por hacer", afirmó el presidente norteamericano.

El gobierno etíope ha sido acusado de violar sistemáticamente los derechos humanos y de acallar a los disidentes. En las últimas elecciones legislativas, la coalición de gobierno, en el poder desde hace un cuarto de siglo, volvió a ganar todos los escaños del parlamento.

"Creo que todas las voces tiene que ser oídas" dijo Obama, y aseguró que su país "cree en las promesas de Etiopía y de su pueblo".

En esta nota: