HONDURAS Internacionales -  31 de julio 2015 - 21:21hs

Reanudan en Honduras juicio contra periodista bajo fuertes medidas seguridad

El juicio por difamación e injuria contra el periodista David Romero se reanudó hoy en Tegucigalpa bajo fuertes medidas de seguridad, tras ser suspendido la semana pasada porque activistas del partido opositor LIBRE lo sacaron a la fuerza de la sala.

Romero, director de una radio de Tegucigalpa, llegó acompañado de varios de sus familiares y miembros del partido Libertad y Refundación (Libre), entre ellos el expresidente hondureño Manuel Zelaya, derrocado el 28 de junio de 2009 cuando promovía reformas constitucionales que le prohibía la ley.

El periodista, quien es director de Radio Globo y alega ser víctima de persecución del Gobierno que preside Juan Orlando Hernández, fue denunciado en este caso por Sonia Gálvez, esposa del actual fiscal general adjunto, Rigoberto Cuéllar.

Romero es acusado de 41 delitos relacionados con calumnia y difamación tras denunciar en agosto del año pasado en un programa de Radio Globo que el fiscal adjunto y su esposa utilizan "los bienes de la institución para trabajo privado de (su) bufete".

La Corte Suprema de Justicia, donde se lleva a cabo el juicio, amaneció resguardada por decenas de miembros de la Policía Nacional y la Policía Militar de Orden Público, que montaron anillos de seguridad para evitar una acción violenta similar a la del pasado 23 de julio.

Ese día una turba, en la que figuraban varios diputados del partido Libre, derribó una cerca metálica del poder judicial, lo que no pudieron evitar los pocos elementos de la Policía Nacional que brindaban seguridad a la sede de la Corte Suprema de Justicia.

Los militantes de Libre se llevaron del juzgado al periodista alegando que el comunicador sería enviado a prisión.

Tras ser sacado por la turba, el periodista se refugió en la sede del estatal Comisionado de los Derechos Humanos, lugar que abandonó el pasado lunes, cuando retornó a su residencia en Tegucigalpa bajo la protección del organismo hondureño.

Este viernes todas las personas que ingresan a la sede del Supremo son revisadas rigurosamente y por seguridad se acordó que el único caso que se ventila en la jornada es el del periodista David Romero, dijo un oficial de la Policía Preventiva.

Agregó que la medida de seguridad permanecerá en la sede del poder judicial el tiempo que sea necesario.

Zelaya comentó que en el poder judicial parece que "hay guerra" por la cantidad de policías y militares que la resguardan para un juicio que es oral y público.

Antes de que se reanudara el juicio, Romero advirtió que impugnaría si no le permitían que ingresaran miembros de su familia.

Gálvez es una de las fiscales que hace diez año conoció una denuncia contra David Romero por violación a una hija suya, por lo que el periodista estuvo varios años en prisión.

Romero alega que el caso que ahora enfrenta tras un juicio que inició el año pasado está siendo manejado políticamente.

En esta nota: