MALI Internacionales -  8 de agosto 2015 - 18:32hs

El Gobierno español condena la agresión terrorista sufrida en Malí

El Gobierno de España ha expresado su "más enérgica condena" por la nueva agresión terrorista sufrida en Mali, en la localidad de Sevaré, región de Mopti, que se ha saldado al menos con la muerte de doce personas.

En un comunicado hecho público hoy por el Ministerio de Asuntos Españoles y de Cooperación se recuerda que el enfrentamiento entre los agresores y las Fuerzas Armadas ha provocado ya la muerte de varias personas.

Entre ellas cinco soldados malienses y un trabajador contratado por la Misión de Naciones Unidas para Mali (MINUSMA), además de resultar muertos cuatro atacantes y siete fueron capturados.

"España expresa sus más sinceras condolencias a los familiares de las víctimas mortales de este cobarde ataque y hace votos para la pronta recuperación de los heridos", señala el comunicado.

El Gobierno de España ha trasladado a las Naciones Unidas, a la MINUSMA y al Gobierno de Mali "su decidido apoyo a los esfuerzos que, de manera incansable y a pesar de las dificultades, despliegan para lograr la estabilidad del país y expresa una vez más su firme compromiso para contribuir a ese fin".

Las fuerzas especiales malienses pusieron hoy fin a la toma de rehenes extranjeros que un grupo de presuntos yihadistas mantenía desde el viernes por la mañana en un hotel de Mopti, en el centro de Mali, y que ha causado la muerte de al menos doce personas, entre ellas cuatro de los asaltantes.

Tras acordonar completamente la zona, las fuerzas especiales malienses consiguieron a las 5.00 horas (misma hora GMT) liberar a cuatro extranjeros, un ruso y tres sudafricanos, que continuaban retenidos en el Hotel Byblos, en el barrio residencial de Sévaré, situado en la periferia de Mopti.

Estas cuatro personas se sumaban así al ucraniano que ayer por la tarde consiguió escapar de los asaltantes en este hotel, donde normalmente se aloja parte del personal de la Misión integrada de la ONU para la estabilización de Mali (MINUSMA).

FUENTE: EFE