EEUU Internacionales -  7 de agosto 2015 - 22:34hs

Matrimonio francés muere en desértico Parque de EEUU por golpe calor

Una pareja francesa murió este viernes mientras practicaba senderismo en el desértico Parque Nacional White Sands de Nuevo México (Estados Unidos) a causa de un golpe de calor, informaron hoy las autoridades, que rescataron con vida al hijo del matrimonio, de 9 años.

Según explicó el alguacil del condado de Otero, Benny House, la familia de turistas visitó las dunas de White Sands y luego se aventuró por una ruta circular de unos 8 kilómetros, llena de subidas y bajadas, conocida como Alkali Flat.

Se trata de un área desértica, sin sombras ni vegetación, que en verano alcanza temperaturas extremas y que las autoridades tan solo aconsejan visitar durante las horas más frescas del día.

También aconsejan llevar unos 4 litros de agua por persona.

Según la investigación, los turistas habrían llegado al parque a las 13.00 hora local, cuando los termómetros del Servicio Meteorológico Nacional alcanzaban los 38,5 grados centígrados.

Entre los tres, llevaban 600 mililitros de agua.

Una vez rescatado, el niño explicó a las autoridades que tras caminar casi 2,5 kilómetros, su madre, Ornella Steiner, de 51 años, se sintió mal y decidió regresar por su cuenta.

"Caminó como 90 metros antes de desfallecer", explicó House.

Ajenos al infortunio de la madre, el menor y su padre, David Steiner, de 42 años, caminaron unos 600 metros más hasta que el hombre también se derrumbó.

Una patrulla halló el cuerpo sin vida de la madre a las 17.30 y una hora después encontró al padre muerto y rescató al niño.

Al parecer, la pareja le salvó la vida del pequeño al darle casi todo el agua que llevaban: "Es por eso que está vivo. Él estaba bien hidratado, en comparación con los otros dos", explicó el alguacil.

Una abuela del menor viajó este jueves hasta Albuquerque, la principal urbe de Nuevo México, para hacerse cargo de él.

La supervisora de White Sands, Marie Sauter, explicó al periódico local "Albuquerque Journal" que el parque dispone de material informativo impreso en seis idiomas, entre ellos francés, con las recomendaciones para practicar senderismo.

"El clima aquí puede ser extremo, como en ningún otro sitio. Con el reflejo del sol y sin sombras ni árboles, puede ser muy extremo", dijo Sauter.

"Yo creo que no estaban preparados para el calor. Creo que se imaginaron que era un sendero como cualquier otro y que podrían recorrerlo", concluyó, por su parte, el alguacil.

Una joven de 23 años murió en ese mismo sendero en 2011 y en 2002 un turista japonés desapareció entre las dunas del parque y fue hallado muerto semanas después.