CHILMARK Internacionales -  17 de agosto 2015 - 20:56hs

Obama juega golf y goza de una playa privada en vacaciones

Mucho golf, una salida con la familia a una playa privada y una pila de libros. Las dos semanas de vacaciones del presidente Barack Obama en Martha's Vineyard se están desarrollando como un retiro bastante reservado.

Qué diferencia con el año pasado. En estas épocas en 2014, asuntos nacionales e internacionales obligaron al mandatario a interrumpir sus vacaciones y realizar presentaciones por separado ante los medios de comunicación para expresarse sobre acontecimientos en Irak y en Ferguson, Missouri, después de la muerte a balazos de un adolescente negro desarmado a manos de un policía blanco.

Obama también regresó a la Casa Blanca a la mitad de sus vacaciones de 2014 para asistir a algunas reuniones y aparecer en la sala de prensa de la residencia presidencial con el fin de comentar más sobre la agitación en Missouri antes de regresar a Martha's Vineyard.

Este año, los reporteros que acompañaron a Obama en el viaje casi no lo han visto. Y así es como le gusta al presidente.

Obama llegó el 7 de agosto por la noche y ha jugado golf en seis ocasiones de 10 días completos en la exclusiva isla de Massachusetts.

Entre sus compañeros de juego han estado el ex presidente Bill Clinton, el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, y el asesor demócrata Vernon Jordan, así como jugadores y ex jugadores de la NBA como Alonzo Mourning, Dell Curry y su hijo Steph Curry, este último de los Warriors de Golden State, campeones de 2015.

Obama pasó un día con su familia en una playa privada y ha llevado a su esposa, Michelle, y a su hija Malia en paseos a pie por separado sobre un sendero cercano a la aislada propiedad vacacional que están rentando.

El mandatario también está socializando. Cuando está en Washington se le critica que casi no lo hace.

Tuvo una cena a solas con la primera dama, a la que siguió una cena con la asesora de Seguridad Nacional, Susan Rice, el ex secretario de Justicia Eric Holder y el ex representante comercial estadounidense Ron Kirk y sus respectivos cónyuges en un restaurante de Edgartown.

Un intenso chubasco el martes mantuvo al mandatario en el interior de la casa rentada.

A excepción del paseo a pie con Malia, Obama también pasó el domingo en la propiedad después de asistir la noche anterior a la fiesta de Jordan por su 80mo cumpleaños.

Obama ofreció un brindis en el que elogió a Jordan por su sabiduría, amabilidad y generosidad, indicó la Casa Blanca, y agregó que las parejas han sido amigos durante más de 20 años.

Los Jordan pasan los veranos en la isla. Obama asistió el año pasado a una fiesta para la esposa de Jordan, Ann.

Por otro lado, la Casa Blanca indicó que el mandatario trajo consigo seis libros, incluido "Between the World and Me", de Ta-Nehisi Coates, que está en la lista del New York Times sobre ejemplares más vendidos.

FUENTE: AP