Alemania Internacionales -  8 de febrero 2016 - 16:15hs

Alemanes celebran su carnaval con burlas políticas

Cientos de miles de personas salieron a las calles a participar el lunes en el Desfile de las Rosas, un evento anual en la ciudad alemana de Colonia que cierra las festividades del Carnaval.

Los cinco días de jolgorio se caracterizaron por fuertes medidas de seguridad, luego que durante el Día de Año Nuevo cundieron los robos y asaltos sexuales.

La policía duplicó el número de agentes en las calles este año a fin de tranquilizar al público tras los sucesos el 31 de diciembre, que fueron atribuidos a extranjeros.

Para el lunes a la mañana la policía dijo que recibió 542 denuncias, entre ellas 45 de violencia sexual, inclusive violaciones. Esas cifras se aproximaron a las del año anterior, cuando la policía reportó 50 delitos sexuales durante el carnaval.

El Desfile de las Rosas por poco no se realizó debido a pronósticos de mal clima, pero la municipalidad aprobó el festín siempre y cuando no haya caballos, títeres o marionetas grandes o banderas.

Debido a pronósticos de fuertes vientos en toda la Alemania occidental, otros ciudades como Duesseldorf y Essen cancelaron todos sus planes para el Carnaval.

La crisis de los migrantes que azota a Europa se vio reflejada en las festividades, que tradicionalmente se mofan de la realidad política del momento.

Una comparsa tenía la imagen de la canciller Angela Merkel al lado de un cartel con su frase del momento: "Esto lo arreglaremos", junto con representaciones de refugiados.

Había otra imagen de Merkel, meditativa, sentada con una bandera de la UE y el letrero: "Merkelancolía."

Y ante el resurgimiento de la derecha extrema, un carro llevaba la imagen de un neonazi como un pulpo que asfixia con sus tentáculos a la democracia.

También hubo una estatua del presidente sirio Bashar Asad representado como un ángel de la paz, otro con la imagen del presidente ruso Vladimir Putin y otro del líder norcoreano Kim Jong Un. Hubo representaciones alegóricas a la crisis financiera en Grecia, y al escándalo de corrupción del presidente suspendido de la FIFA Sepp Blatter.