Burundi prohíbe las moto-taxis en la capital para evitar ataques con granadas. Foto/EFE

EFE

Las autoridades de Burundi prohibieron hoy la circulación de las populares moto-taxis en algunas zonas de Buyumbura, la capital, con el objetivo de evitar nuevos ataques con granadas.

"Los moto-taxis han sido responsables de algunos actos de terrorismo en los que se han lanzado granadas en diferentes lugares de la ciudad", dijo el alcalde de Buyumbura, Freddy Mbonimpa, al anunciar la prohibición, que entra en vigor a partir de hoy.

Publicidad

Ayer al menos cinco personas murieron y otras 20 resultaron heridas en una nueva ola de ataques con granadas perpetrados en varios puntos de Buyumbura.

El ministro de Seguridad Pública de Burundi, Guillaume Bunyoni, anunció que una persona, que supuestamente utilizó una motocicleta para lanzar las granadas, ya ha sido detenida por este "acto de terrorismo".

Publicidad

El centro de la capital estará afectada por la prohibición, así como otros barrios como Mukaza o Nyakabina, donde en los últimos meses se han concentrado las protestas contra el presidente burundés, Pierre Nkurunziza.

En el resto de zonas donde la circulación de moto-taxis estará permitida, los conductores tendrán que llevar un chaleco con un número de identificación, anunciaron las autoridades.

Burundi está inmerso en una grave crisis que estalló en abril de 2015 cuando Nkurunziza anunció que se presentaría por tercera vez a las elecciones, algo que prohíbe la Constitución y viola los acuerdos que acabaron con una larga guerra civil en 2005.

Nkurunziza fue reelegido en julio, en unos comicios que la comunidad internacional considera fraudulentos.

Según la ONU, además de las más de 400 personas que han sido asesinadas durante esta crisis política, casi 240.000 han tenido que huir del país.

Publicidad

Publicidad