Brasil Internacionales -  2 de junio 2016 - 22:07hs

Rousseff busca apoyo de mujeres contra Temer en acto callejero en Brasil

La presidenta brasileña Dilma Rousseff salió a la calle este jueves para arremeter contra el gobierno "golpista" de Michel Temer en un acto con miles de mujeres en Rio de Janeiro, tres semanas después de haber sido suspendida del poder.

"Lo que nos une aquí es la democracia de nuestro país, que fue conquistada con mucha lucha. Sabemos que lo que ocurrió fue un golpe y ahora las cosas van quedando cada vez más claras", manifestó Rousseff ante miles de partidarias reunidas por la noche en el centro de Rio.

En un discurso con varias menciones a la violación colectiva de una adolescente en Rio hace 12 días que espantó a Brasil, la suspendida mandataria afirmó que "la participación de la mujer es crucial" para la democracia, cuestionando también que el gabinete de Temer no cuente con ninguna mujer.

"Un gobierno de hombres viejos y blancos no representa la diversidad de nuestra población", afirmó Rousseff, insistiendo en que "ninguna de nosotras puede aceptar un gobierno ilegítimo".

Exguerrillera, elegida presidenta por primera vez en 2010 y reelecta cuatro años más tarde, Rousseff fue suspendida de sus funciones el 12 de mayo para ser juzgada por el Senado por presunta manipulación de las cuentas públicas, un proceso que ella insistentemente ha calificado de "golpe".

Desde su suspensión, Rousseff ha participado en actos políticos con agricultores y blogueros o activistas digitales, mientras es muy activa en las redes sociales donde publica sus actividades, comenta la actualidad y mantiene diálogos con internautas.

En su encendido discurso ante unas 5.000 mujeres en una noche fresca y lluviosa en Rio, Rousseff alertó contra el "retroceso en las conquistas sociales" que según ella impulsa la administración interina de Temer al promover un recorte de los gastos públicos.

En medio de aplausos del público y los gritos de "¡golpista, golpista!" dirigidos a Temer, Rousseff afirmó que "dan miedo" los primeros días del gobierno de Temer, quien fue su vicepresidente pero se convirtió en uno de los mayores articuladores de su salida del poder.

La mandataria reafirmó además que "la primera razón del golpe en mi contra era impedir que el combate contra la corrupción llegara a ellos", aludiendo a grabaciones secretas que se filtraron la semana pasada que sugerían que el impeachment fue un intento de frenar investigaciones del megaescándalo de corrupción en la estatal Petrobras.

La histórica investigación ha golpeado de lleno tanto al Partido de los Trabajadores de Rousseff como al centrista PMDB de Temer, que fue aliado del gobierno de Rousseff pero después apoyó su salida del poder.