París Internacionales -  1 de julio 2018 - 14:49hs

La policía francesa detiene al hermano del preso fugado en helicóptero

La Policía detuvo hoy al hermano de Rédoine Faïd, un conocido delincuente reincidente al que algunos medios han llegado a calificar como el "enemigo público número uno" de Francia, y que se encontraba en la sala de visitas con él antes de que este se fugara de la prisión en helicóptero.

Brahim Faïd está siendo interrogado por la Policía Judicial de Versalles, en las afueras de París, indicó hoy el canal BFM TV.

Su hermano consiguió evadirse de la cárcel de Réau, al sur de París, con la ayuda de tres hombres fuertemente armados y en una operación que duró menos de diez minutos y no provocó heridos.

Sus cómplices habían acudido por la mañana a un pequeño club aeronáutico en Fontenay-Trésigny, en la región parisina, y tomado como rehén a un piloto, al que pidieron que se dirigiera hasta el centro penitenciario.

El helicóptero aterrizó en el patio de honor, el único sitio de la cárcel que no estaba cubierto, y por el que los detenidos pasan solamente cuando entran o salen de prisión.

Posteriormente, según el relato de Le Nouvel Observateur, dos de los hombres lanzaron una bomba de humo y con la ayuda de una amoladora perforaron la puerta desde la que acceder a la sala de visitas, donde solo había un vigilante.

Tras la huida, dejaron escapar al piloto, que está en estado de schock. El helicóptero fue hallado incendiado a unos 60 kilómetros de la cárcel, y el grupo prosiguió su fuga en coche.

Rédoine Faïd, de 46 años, había sido condenado hace menos de tres meses a 25 años de cárcel como organizador de un atraco a un furgón blindado que provocó la muerte de una policía en 2010 en Val-de-Marne, en las afueras de la capital francesa.

En 2017, fue sentenciado a diez años por haberse escapado de la cárcel el 13 de abril de 2013. En esa ocasión, utilizó explosivos y retuvo a funcionarios.

Esa fuga llevó a que Francia -además de movilizar a sus fuerzas del orden- lanzara una orden internacional de busca y captura ante la sospecha de que había huido a algún país vecino, pero el preso fue capturado seis semanas después, de madrugada, en un hotel de la región de París.