AFP

Pandilleros presos en El Salvador aprenden oficios como parte de un programa de reintegración social, con el que buscan también demostrarle a sus detractores, como el presidente estadounidense Donald Trump, que no son terroristas.