AFP

Samantha Blakely fue violada hace dos años y quedó embarazada. Decidió abortar, una decisión que, asegura, le salvó la vida. Poco después de que Alabama aprobara una ley anti-aborto sin excepciones, Blakely sostiene que el acceso a ese derecho es una cuestión de vida o muerte para las mujeres.