AP

Docenas de rescatistas trabajaban el jueves en el Danubio a la altura del centro de Budapest, buscando a 21 desaparecidos después de que un barco que llevaba a turistas surcoreanos naufragara tras chocar con un crucero más grande.

Las autoridades confirmaron la muerte de siete personas y abrieron una investigación penal. Otras siete personas fueron rescatadas con vida.

Publicidad

La embarcación volcó cuando volvía de una excursión nocturna de una hora tras chocar con un gran crucero, según la agencia con sede en Corea del Sur Very Good Tour, que organizó el viaje.

Diecinueve surcoreanos y dos tripulantes húngaros seguían desaparecidos. El grupo de viajeros incluía 30 turistas, dos guías y un fotógrafo, dentro de un paquete para recorrer varias ciudades europeas. Los rescatados estaban hospitalizados y estables, indicó Pal Gyorfi, portavoz del Servicio Nacional de Ambulancias.

Publicidad

La embarcación hundida fue localizada a primeras horas del jueves cerca de Margit Bridge, a poca distancia del edificio neogótico del Parlamento, situado en la ribera.

El barco quedó sobre un costado y se hundió en unos siete segundos, explicó el coronel de policía Adrian Pal. Las operaciones de rescate se habían visto entorpecidas por la lluvia y el rápido caudal del Danubio crecido. La búsqueda de los desaparecidos se extendió río abajo, incluido un tramo en Serbia, a donde llega el Danubio tras pasar por Hungría.

El río, que mide unos 450 metros (500 yardas) de ancho en la zona del accidente, bajaba rápido y crecido debido a las intensas lluvias en la ciudad. La temperatura del agua era de entre 10 y 12 grados Celsius (50-53 grados Fahrenheit).

Horas antes, el portal noticioso Index.hu dijo que una de las personas rescatadas fue localizada cerca del Puente Petofi, que se ubica alrededor de tres kilómetros (2 millas) al sur del Parlamento.

Docenas de rescatistas, incluidos buzos y militares, participaban en las operaciones de búsqueda. Empleados de la embajada surcoreana en Budapest asistían a las autoridades húngaras en la identificación de los rescatados y los fallecidos.

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, dio instrucciones de que se emplearan “todos los recursos disponibles” para ayudar a las labores de rescate en Hungría. También ordenó crear un equipo de trabajo liderado por el Ministro de Exteriores, Kang Kyung-wha, y que las autoridades mantuvieran estrecha comunicación con los miembros de los pasajeros surcoreanos, señaló en Seúl la portavoz del presidente, Ko Min-jung.

Publicidad

Publicidad