Proyecto para Obama emociona y también preocupa a vecinos

AP

Cuando se corrió la voz de que el Centro Presidencial Obama llegaría al parque frente al lago que Tara Madison observó a través de las ventanas de su apartamento durante una década, se sintió eufórica ante la idea de que una instalación reluciente honrara al presidente que ella apoyó y reviviera secciones difíciles de su vecindario.

Pero luego, la trabajadora de servicios sociales de 52 años e hija de activistas de derechos civiles comenzó a preocuparse de que los condominios de lujo pudieran reemplazar las viviendas subsidiadas, incluyendo donde ella vive con sus dos hijos y dos nietos, y se vería obligada a mudarse.

Publicidad

Sus sentimientos encontrados comenzaron desde que Barack Obama anunció que su centro presidencial de 500 millones de dólares se construiría en Jackson Park, cerca del lago Michigan, donde comenzó su carrera política, enseñó leyes y se casó. ¿Podría la biblioteca del primer presidente negro de la nación ocasionar el desplazamiento de miles de familias negras de bajos ingresos?

Con la construcción inminente y las señales de que el vecindario ya está cambiando, los residentes buscan protegerse.

Publicidad

El miedo a la gentrificación _y las disparidades raciales que a menudo vienen con él_ ha existido durante décadas en Woodlawn y otros vecindarios de South Side Chicago que se recuperan lentamente de la recesión.

Más de 80 % de la población de Woodlawn _a 16 kilómetros (10 millas) del centro de la ciudad y a solo unos pasos de Jackson Park_ es negra y casi 40 de sus 25.000 residentes viven por debajo del umbral de pobreza, según el demógrafo local Rob Paral. Pero hay efectos indirectos del vecino Hyde Park, hogar de la Universidad de Chicago, que es privada, donde solo el 30% de los residentes son negros y el 23% son pobres.

No fue demasiado sorprendente cuando la Fundación Obama eligió el área en 2016. El ex mandatario todavía tiene vínculos ahí, incluida su familia que mantiene una casa en la zona. Chicago venció a varias ciudades, incluida Honolulu, donde Obama pasó sus primeros años.

Publicidad

Publicidad