Beirut Internacionales -  11 de agosto 2019 - 12:10hs

Tropas sirias toman un pueblo clave en zona rebelde

Fuerzas del gobierno sirio tomaron el domingo un importante pueblo en la provincia noroccidental de Idlib, acercándose a una localidad crucial en el último feudo rebelde del país, según medios estatales y activistas de oposición.

La captura de Habeet abre el camino a regiones sureñas de Idlib, donde viven unos 3 millones de personas, muchos de ellos desplazados por los combates en otras partes del país. Habeet también está cerca de la población de Khan Sheikhoun, en poder de los rebeldes desde 2012, y a tramos de la autopista que conecta la capital, Damasco, con la ciudad norteña de Aleppo, la más grande del país.

Las tropas sirias llevan un tiempo intentando asegurar la autopista M5, cerrada desde 2012. Idlib es un bastión de milicianos vinculados a Al Qaeda y otros grupos armados.

Las tropas sirias lanzaron una ofensiva sobre Idlib y un tramo de tierra a su alrededor el 30 de abril. La campaña de tres meses con ataques aéreos y bombardeos ha matado a más de 2.000 personas en ambos bandos y desplazado a unas 400.000.

El Ejército sirio capturó el pueblo tras duros combates con milicianos vinculados a Al Qaeda, según el Centro Militar de Medios, controlado por el gobierno.

La toma del pueblo es “el avance más importante” de las fuerzas del gobierno desde el 30 de abril, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, que monitorea la guerra y está vinculado a la oposición. En los combates de la noche anterior murieron 18 insurgentes y nueve milicianos progobierno, señaló el organismo.

Entre tanto, en Damasco, el presidente de Siria, Bashar Assad, asistió a las plegarias del feriado de Eid al-Adha en una mezquita.

La agencia estatal de noticias SANA mostró imágenes de Assad asistiendo a las oraciones del domingo por la mañana en la mezquita de Afram con varios altos cargos, como el primer ministro y el gran mufti del país.