El secretario interino de Seguridad Interna Ken Cuccinelli anunció la semana pasada que los habitantes del estado ya no podrán inscribirse o reinscribirse en los programas de viajeros

AP

El gobernador de Nueva York le propondrá al presidente Donald Trump que el estado comparta algunos antecedentes de conducir con las agencias federales de inmigración, si el gobierno revoca su intento de impedirle a los residentes del estado participar en el programa Global Entry y otros que les permiten pasar por los aeropuertos sin onerosas revisiones de seguridad.

El gobernador Andrew Cuomo anunció que se reunirá con Trump el jueves, y la Casa Blanca lo confirmó. Cuomo aclaró que propondrá dar a las autoridades federales acceso sólo a los antecedentes de conducir de personas que quieran participar en el programa y que se sometan a entrevistas en persona con funcionarios de inmigración.

Publicidad

Las declaraciones de Cuomo, en varias entrevistas radiales, surgen un día después de que el estado de Nueva York presentó una demanda contra los intentos del Departamento de Seguridad Interna de excluir a los habitantes del estado de los programas para viajeros, como Global Entry.

El secretario interino de Seguridad Interna Ken Cuccinelli anunció la semana pasada que los habitantes del estado ya no podrán inscribirse o reinscribirse en los programas de viajeros.

Publicidad

La demanda presentada por el estado afirma que la decisión de la administración Trump responde a un deseo de castigar al estado por aprobar a una ley, que permite a los inmigrantes que están ilegalmente en el país tener licencias de conducir y que le prohíbe a los agentes de inmigración acceder a los antecedentes de tránsito del estado.

Cuccinelli dice que la medida es necesaria porque la ley neoyorquina socava la seguridad pública al dificultarle a los agentes de inmigración confirmar inmediatamente la identidad de una persona, averiguar si la está prófuga o averiguar si tiene prontuario policial.

Más de una docena de estados han aprobado leyes similares que le permiten obtener licencias de conducir a personas que no son residentes legales en el país.

Cuomo, demócrata, calificó la decisión del gobierno de “una extorsión” que responde a un deseo de castigar al estado de Nueva York con fines políticos, y afirma que las autoridades federales tienen acceso a los antecedentes penales mediante el FBI. Los antecedentes a nivel estatal tienen infracciones de tránsito de menor nivel.

La base de datos del Departamento de Transporte Vehicular de Nueva York actualmente incluye a personas que están ilegalmente en Estados Unidos pero que cuentan con licencias de conducir. Cuomo afirmó que en su opinión Trump simplemente desea los registros de esas personas para que los agentes de inmigración pueden tener “un frenesí de detenciones”.

Publicidad

Publicidad