Gran Bretaña anuncia reglas de inmigración tras Brexit

AP

Gran Bretaña anunció el martes nuevas reglas de inmigración post Brexit que harán que sea más complicado para ciudadanos de la Unión Europea mudarse al Reino Unido a partir del próximo año, pero más fácil para personas de otras naciones.

El gobierno conservador del primer ministro, Boris Johnson, dijo que las nuevas reglas deberán “abrir al Reino Unido a los más brillantes y mejores del mundo” y pondrán fin a “la dependencia de mano de obra barata, no especializada, que llega al país”. Sin embargo, los empleadores del Reino Unido dicen que los radicales cambios podrían provocar una crisis laboral en sectores como los de salud y atención social.

Publicidad

Tras 47 años de pertenencia, la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea el mes pasado desencadenó el mayor cambio a las reglas migratorias del país en varias décadas.

Durante la membresía de Gran Bretaña en la UE _ y hasta que concluya el periodo de transición post Brexit el 31 de diciembre _ los ciudadanos de cualquiera de las 27 naciones de la UE podían vivir y trabajar libremente en el Reino Unido.

Publicidad

Los más de 3 millones de ciudadanos de la UE que viven actualmente en el Reino Unido tienen derecho a permanecer en el país. Sin embargo, a partir del 1 de enero de 2021, las nuevas normas de inmigración aplicarán tanto a ciudadanos de la UE como a otros extranjeros.

La secretaria del Interior, Priti Patel, dijo que el nuevo “sistema de inmigración basado en puntos” de Gran Bretaña evaluaría a los posibles inmigrantes según un rango de habilidades, cualificaciones, salarios o profesiones.

Las personas que esperan trabajar en Gran Bretaña necesitarán contar con una oferta de trabajo que pague por lo menos 25.600 libras (33.000 dólares) al año. La cifra es menor a la cantidad actual de 30.000 libras (39.000 dólares) para los inmigrantes fuera de la UE, pero superior al sueldo anual promedio del país. Los inmigrantes candidatos que perciban menos podrían mudarse si cuentan con otras habilidades.

Los inmigrantes calificados actualmente deben contar con un título universitario, pero en el futuro sólo se requerirá el equivalente a los “niveles A” preuniversitarios de Gran Bretaña.

El gobierno indicó que las nuevas reglas reducirán la inmigración total de su actual nivel de más de 200.000 personas al año, pero abandonó el compromiso de los gobiernos conservadores previos de reducir la cifra neta anual de Gran Bretaña a menos de 100.000.

El plan de inmigración aún debe ser aprobado por el Parlamento, lo que es muy posible debido a que los conservadores cuentan con mayoría.

Publicidad

Publicidad