Fillon es sospechoso de conferir cargos parlamentarios a su esposa y dos de sus hijos

AP

El exprimer ministro francés François Fillon denunció el jueves que el juicio en su contra por cargos de fraude es una maniobra para impedir que se postule a la presidencia.

Fillon, de 65 años, negó haber cometido ilícito alguno y afirmó que desea “que la verdad se haga saber”. Está acusado de usar fondos públicos para pagarle a su esposa e hijos por trabajos que nunca realizaron.

Publicidad

En su primera declaración a la corte, Fillon denunció que ya ha sido sentenciado “por el tribunal de la prensa”.

“El objetivo era claro: impedir mi postulación en condiciones normales a las elecciones presidenciales”, expresó Fillon. “El daño es irreparable”.

Publicidad

La prensa francesa reportó sobre el escándalo en enero del 2017, apenas tres meses antes de unas elecciones presidenciales en que Fillon se perfilaba como favorito.

Las revelaciones hundieron su campaña. Quedó eliminado tras quedar de tercero, detrás del centrista Emmanuel Macron y la ultraderechista Marine le Pen.

Fillon es sospechoso de conferir cargos parlamentarios a su esposa y dos de sus hijos, por los cuales recibían sueldo pero nunca trabajaron, desde 1998 hasta el 2013. En total, los cargos le devengaron a la familia más de 1 millón de euros (1,08 millones de dólares).

El exprimer ministro explicó que la falta de documentos sobre la labor realizada por su esposa se debe a que él no guarda archivos de labores parlamentarias en su distrito electoral, en la región de Sarthe en el oeste de Francia.

Por su parte, su esposa, Penelope Fillon declaró ante el tribunal que su trabajo era principalmente el de sortear el correo de su esposo, ayudarle a preparar eventos y discursos, e informarle sobre temas locales. Afirmó que nunca trabajó en la Asamblea Nacional, la cámara baja del Parlamento, al que su esposo fue elegido por primera vez en 1981.

En cuanto a su cargo y su abultado sueldo, la esposa reiteró en varias oportunidades que era su esposo quien tomaba esas decisiones y que ella no recordaba los sucesivos contratos que firmó.

François Fillon insiste en que, según la separación de poderes, el sistema judicial no tiene derecho a interferir en la manera en que un legislador organiza su despacho.

Fillon fue primer ministro durante la presidencia de Nicolas Sarkozy entre 2007 y 2012.

Publicidad

Publicidad