Estados Unidos Internacionales - 

EEUU: Algunos negocios pequeños no recontratarán

Algunos negocios pequeños de Estados Unidos que han obtenido el deseado préstamo del gobierno federal dicen que no podrán usarlo para traer de regreso a todos sus empleados cesados, pese a que ese es el objetivo del programa.

El Paycheck Protection Program (Programa de Protección de Salarios) promete a los dueños de negocios pequeños la condonación del préstamo si retienen o recontratan a todos sus empleados que tenían a finales de febrero. Pero algunos dueños dicen que la ecuación no es tan simple, en parte por las actuales condiciones económicas y en parte por los términos de los préstamos.

Como resultado, el programa de préstamos pudiera no reducir el desempleo tanto como lo esperan el Congreso y la Casa Blanca.

El paquete de ayuda de 2 billones de dólares del gobierno federal incluye 349.000 millones para el programa de préstamos a negocios pequeños, que se vio abrumado por solicitudes y se quedó sin fondos el jueves pasado. El martes, el Congreso y la Casa Blanca llegaron a un acuerdo que proveería otros 310.000 millones.

Para recibir la condonación de los préstamos, las compañías tienen que gastar el 75% de éstos en el pago de nómina en un plazo de ocho semanas tras recibir el dinero. El otro 25% puede ser gastado en alquiler, electricidad y gas, y pagos de hipotecas. De lo contrario, el préstamo tiene términos generosos: una tasa de interés de 1% y seis meses de indulgencia antes de que tenga que ser pagada cualquier parte del principal.

Muchas de las compañías que pudieron obtener un préstamos están titubeando para decidir si recontratan a todos sus empleados y unas cuantas planean devolver el dinero. Otras utilizarán lo que puedan en alquiler y electricidad, y parte del dinero para volver a contratar a una porción de su personal despedido. Pero la mayoría no están seguros de que podrán reabrir en ocho semanas. Dicen que no le ven sentido a recontratar a todos sus empleados, pagarles por no hacer nada y potencialmente tener que despedirlos de nuevo si las operaciones siguen débiles en dos meses.

“Estás convirtiendo tu negocio en una vía para el gobierno federal", dijo Joe Walsh, dueño de Clean Green Maine, un servicio de limpieza en Portland, Maine, con 35 empleados. "Estás haciendo muy poco para ayudar al negocio".

FUENTE: AP