QUITO Internacionales -  16 de junio 2020 - 15:41hs

Ecuador amplía por 60 días estado de excepción por COVID-19

El gobierno de Ecuador amplió por 60 días el estado de excepción para controlar la creciente propagación del nuevo coronavirus.

En decreto firmado por el presidente Lenín Moreno establece que con esta decisión se busca “el control de la enfermedad a través de medidas excepcionales necesarias para mitigar el contagio masivo y, por otro, establecer mecanismos emergentes que permitan enfrentar la recesión económica”.

La orden presidencial dispuso que siguen suspendidos los derechos a la libertad de asociación, reunión y tránsito para mantener el aislamiento.

Añadió que para reactivar la economía se retomarán gradualmente las actividades laborales y productivas pero cumpliendo con los debidos protocolos de bioseguridad.

En las ciudades más grandes como Quito y Guayaquil las personas han empezado a reincorporarse a la actividad laboral, permitida hasta un máximo de 50% de la capacidad de empresas y oficinas, mientras el transporte público sólo puede llevar la mitad de pasajeros.

El decreto de Moreno no generó reacciones en las calles, donde el comercio informal se había reactivado antes de la flexibilización de la cuarentena que llegó a incluir un toque de queda de hasta 17 horas diarias.

El alcalde de Quito, Jorge Yunda, dijo que la reducción de las restricciones ha causado un aumento de casos en la capital, pero el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, afirmó que no hay saturación en los sistemas de cuidados intensivos de los hospitales públicos.

El Ministerio de Salud informó que hasta ahora se han registrado 3.970 fallecidos a causa del COVID-19 y 45.943 contagiados.

Chile sumó más de 31.000 contagiados no considerandos en sus informes diarios, haciendo saltar la cifra total de infectados de unos 185.000 a más de 215.000 en momentos que médicos y expertos piden que se implante una cuarentena en Santiago y sus alrededores, que concentran la mayoría de los enfermos que presionan el sistema hospitalario.

Las nuevas cifras ratificaron que Chile es uno de los países con más contagiados por millón de habitantes del mundo y se conocieron simultáneamente el alerta de las clínicas privadas que anunciaron que no tienen medios ni personal para seguir habilitando camas de uso crítico para los enfermos graves que requieren ventilación mecánica.

Rafael Araos, jefe de Epidemiología del Ministerio de Salud, explicó que la diferencia en el conteo de los 31.412 contagiados se produjo porque pacientes que se hicieron el examen diagnóstico de coronavirus no fueron notificados o porque los médicos que los atendieron no informaron a tiempo al Ministerio de Salud para cambiar los casos de sospechosos a confirmados.

“La ciudad y su sistema hospitalario no aguantan otro mes con estos niveles de contagios y el país no puede resignarse a la alta mortalidad que traen apareados.... El gran Santiago debe entrar en hibernación, sí, como una ciudad dormida”, señaló Espacio Público, un respetado centro de investigación privado.

Agregó que además de mayores subsidios para los más necesitados, se debe ampliar el toque de queda -que rige desde 22.00 a las 05.00- y restringir al máximo el acceso al transporte público y los permisos para circular en la capital chilena, donde viven ocho de los 18 millones de habitantes del país.

Chile agregó 5.013 nuevos contagios la última jornada y sólo 21 fallecidos, aunque se advirtió que la cifra responde a que el Registro Civil, donde se inscriben los muertos, no funciona los fines de semana.

En Argentina, donde hay más de 31.000 infectados y 862 fallecidos, la preocupación de las autoridades está puesta en el aumento de los contagios en la Ciudad de Buenos Aires y los municipios cercanos situados en la provincia homónima.

El alcalde de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, señaló que en esa zona metropolitana “en los últimos 12 a 15 días aumentó casi 22% la circulación” del nuevo coronavirus y añadió que por esa razón van a ser “mucho más estrictos con el control y garantizar que el transporte público sea sólo para aquellos que trabajan en los sectores esenciales”.

En el caso de la capital, el funcionario señaló que se profundizará la estrategia de detectar enfermos en los distintos barrios yendo casa por casa. “Si la situación se complica, volveremos para atrás, y si la situación se estabiliza, podremos seguir adelante con actividades que tenemos y sumando otras”, sostuvo.

En los últimos días se han profundizado las diferencias sobre cuál debe ser la estrategia de contención de los contagios en el área metropolitana, debido a que las autoridades de la provincia de Buenos Aires temen que una mayor permisividad en la capital afecte a las localidades colindantes.

Rodríguez Larreta intentó relativizar esas tensiones al señalar que “en la ciudad vamos a seguir trabajando en total coordinación con el gobierno nacional y el gobierno de la provincia” en el marco de la cuarentena que comenzó el 20 de marzo y se ha ido prorrogando varias veces con el correr de las semanas.

En tanto, en la norteña provincia del Chaco, limítrofe con Paraguay y otro de los focos de contagio en Argentina, las autoridades dispusieron el cierre de las fronteras y el cese de todas las actividades, incluida la venta de combustible, en cuatro localidades.

Por su parte, la ministra del Interior de Colombia, Alicia Arango, anunció que ya están listos los protocolos de bioseguridad e higiene en 569 de los 1.088 municipios en todo el país que no están afectados por el coronavirus para que reabran gradualmente restaurantes e iglesias, pero con un distanciamiento de dos metros, tapabocas obligatorio y una asistencia de un 35% de la capacidad.

Esta reactivación paulatina se haría antes de 1 de julio -cuando está previsto que finalice la cuarentena obligatoria- y favorecería a más de un millón de colombianos.

Hasta ahora en Colombia se han registrado 53.063 contagiados y 1.726 fallecidos.

En Bogotá el ejército realizó una campaña de desinfección en varios barrios donde han aumentado los casos de coronavirus. El general Omar Sepúlveda, comandante del grupo de ingenieros a cargo de la tarea, señaló que la desinfección se realiza con un carro-tanque con una capacidad de 5.500 galones.

En América Latina se han registrado más de 1,7 millón de contagios y más de 81.400 muertos.

El coronavirus ha infectado a más de siete millones de personas y causado la muerte a casi 438.400 en todo el mundo, según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.

En esta nota: