Sismo de magnitud 7,4 sacude sur de México; hay 5 muertos

AP

Un sismo de magnitud 7,4 con epicentro cerca del destino turístico de Huatulco, en el sur de México, provocó el martes por lo menos cinco muertes, remeció los edificios de la capital mexicana y causó que miles de personas salieran a las calles.

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador dijo que una persona falleció y otra resultó herida luego de que un edificio colapsó en Huatulco, Oaxaca. Por lo demás, dijo que había reportes de daños menores como ventanas rotas y paredes derrumbadas.

Publicidad

Por su parte, el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, informó que una segunda persona falleció aparentemente por el derrumbe de una casa en la pequeña localidad montañosa de San Juan Ozolotepec, y que una tercera murió en circunstancias que no explicó.

Las autoridades federales de protección civil reportaron otras dos muertes: de un trabajador de la petrolera estatal Pemex que cayó de una estructura en una refinería, y de otro hombre que falleció en la localidad oaxaqueña de San Agustín Amatengo luego de que un muro le cayó encima.

Publicidad

Pemex dijo que el sismo causó un incendió en su refinería de la ciudad de Salina Cruz, en la costa del Pacífico y relativamente cercana al epicentro. Señaló que un trabajador resultó herido y que el fuego fue extinguido rápidamente. Iglesias, puentes y carreteras también sufrieron daños por el sismo.

López Obrador dijo que se han registrado más de 140 réplicas, la mayoría de ellas de baja magnitud.

Los sistemas de alerta sísmica se activaron a media mañana del martes con suficiente anticipación para que la gente saliera de los edificios. Algunas zonas quedaron sin electricidad.

Los helicópteros sobrevolaron el centro de la Ciudad de México y las patrullas sonaron sus sirenas.

Grupos de personas aún deambulaban cerca de calles y aceras en algunos vecindarios de la capital aproximadamente una hora después del terremoto. Muchos no llevaban mascarillas a pesar del llamado de las autoridades locales a usarlas para frenar la propagación del coronavirus.

Dentro de un cuartel militar de la Ciudad de México convertido en hospital para atender a pacientes con COVID-19, el personal médico portaba equipo de protección mientras trataba de calmar a los pacientes ansiosos. Sin poder evacuar las áreas de aislamiento, los pacientes se amontonaron bajo una gran viga en el pabellón de mujeres mientras una enfermera intentaba calmar a una paciente que tenía un ataque de pánico.

Teresa Juárez sólo deseaba que pasara rápido desde su cama de hospital, donde está conectada a oxígeno. Juárez, quien padece diabetes e hipertensión, dijo que pensó en sus cinco hijos. “Es horrible, aquí está uno y no sabe uno qué hacer”, comentó.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS por sus siglas en inglés) informó que el sismo de magnitud 7,4 se produjo a las 10:29 de la mañana (11:29 hora del este de Estados Unidos) en la costa del Pacífico, a una profundidad de 26 kilómetros (16 millas). El epicentro se ubicó a 12 kilómetros (7 millas) al sursuroeste de Santa María Zapotitlán, en el estado de Oaxaca.

Se sintió en Guatemala y todo el centro y sur de México.

En Huatulco, un destino turístico conocido por sus bahías y sus olas aptas para el surf, el sismo derribó productos de las tiendas y causó grietas en algunos edificios.

Mari González, del Hotel Princess Mayev en Huatulco, informó que tanto el personal del hotel como los huéspedes pudieron salir antes del terremoto, pero que 45 minutos más tarde la gente seguía afuera debido a que continuaban las réplicas.

El sismo “fue fuerte, muy fuerte”, comentó González.

Añadió que se rompieron algunos espejos y vidrios, pero que no hubo grandes daños. El personal del hotel estaba a la espera de que se disiparan las réplicas para realizar una evaluación completa de la propiedad.

La prensa local reportó daños en edificios de la ciudad de Oaxaca, la capital de la entidad. Los funcionarios del estado indicaron que están revisando si hubo daños.

El USGS estimó que unas 2 millones de personas sintieron temblores moderados o fuertes, y que otras 49 millones sintieron movimientos más leves.

El sismo impactó una región propensa a temblores, donde se unen cuatro placas tectónicas. En los últimos 35 años, ha habido por lo menos siete sismos de magnitud 7 o más, que han causado la muerte de aproximadamente 10.000 personas, la mayoría de ellas en el terremoto ocurrido en 1985 de magnitud 8,0.

“Tiene el potencial de ser un sismo mortal y causar daños significativos”, dijo el sismólogo Paul Earle, del USGS. “Esta zona es capaz de tener y ha tenido sismos más fuertes en el pasado”.

“Habrá réplicas”, comentó Earle. “Es previsible que haya una de magnitud 6 en este punto y varias más pequeñas”.

Este sismo ocurrió cuando la placa de Cocos, que se ubica al suroeste de la zona, se movió debajo de la placa Norteamericana, explicó Earle.

“Tienes varias placas y se están moviendo rápidamente”, dijo Earle. “Lo importante es qué tan rápido se mueven las placas entre sí”.

La Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos pronosticó una amenaza de tsunami con olas de uno a tres metros (3 a 10 pies) sobre el nivel del mar a lo largo de algunas partes de las costas de México. Se tienen previstas olas más pequeñas en Centroamérica, Perú y Ecuador.

La agencia nacional de desastres de Guatemala emitió una alerta de tsunami para su costa sur en el Pacífico, con olas de hasta un metro de altura. Aconsejó a las personas alejarse del mar.

Publicidad

Publicidad