Activistas y periodistas independientes cubanos denunciaron este martes haber sufrido detenciones y arrestos domiciliarios por parte de las fuerzas de seguridad, con el objetivo de evitar que asistieran a protestas contra el racismo y la violencia policial

AFP

Una decena de activistas cubanos y comunicadores independientes denunciaron el martes que fueron impedidos de salir de sus casas para manifestarse por la muerte de un ciudadano negro acusado de robo, tras un presunto enfrentamiento con la policía.

Publicidad

"Estoy en arresto domiciliario", escribió en sus redes el director del portal El Estornudo, Abraham Jiménez, y aseguró que tenía una patrulla policial en la puerta de su casa impidiendo que saliera para "cubrir la marcha de protesta por la muerte de Hansel Hernández".

Una decena de activistas también denunciaron que no se les dejó salir de casa. La convocatoria era para concentrarse en los exteriores del céntrico cine Yara de La Habana. El lugar estuvo fuertemente resguardado por la policía, según constató la AFP. No llegaron manifestantes.

Publicidad

Hace una semana, la familia de Hansel Hernández, de 27 años, denunció en redes sociales que fue "asesinado" de un disparo en la espalda por la policía.

El Ministerio del Interior informó en un comunicado que Hernández fue sorprendido robando piezas de ómnibus en el barrio de Guanabacoa, periferia de La Habana y, para evitar su captura, en su huida apedreó y derribó al policía que lo perseguía.

Al ver en peligro su vida, "el policía riposta desde el piso efectuando un disparo con su arma de reglamento que impacta al individuo (Hernández) y le provoca la muerte", dice el reporte.

Sectores críticos al gobierno socialista vincularon el hecho a lo ocurrido semanas antes con el afroamericano George Floyd en Estados Unidos, muerto tras ser detenido y asfixiado por un policía.

El caso fue ampliamente comentado en Cuba, incluso el canciller, Bruno Rodríguez, aseguró que Floyd no murió sino que fue "brutalmente asesinado".

En Cuba, los permisos para manifestarse solo son emitidos en casos muy excepcionales. Usualmente, quienes organizan manifestaciones no oficiales reclaman que no les permiten salir de casa para participar.

Las autoridades cubanas suelen explicar que este tipo de manifestaciones no son legítimas sino que son instigadas por organizaciones opositoras desde Estados Unidos, que buscan retirar del gobierno al Partido Comunista (PCC, único).

En su informe sobre la situación en Cuba durante 2019, la ONG Freedom House le otorga a la isla un puntaje de 14/100, asegurando que "Cuba es un estado comunista con un partido único que prohíbe el pluralismo político, prohíbe los medios independientes, suprime la disidencia y restringe severamente libertades civiles fundamentales".

Publicidad

Publicidad