Las autoridades ordenaron nuevas restricciones a unos 200.000 habitantes en Lérida, en el nordeste, debido a la multitud de brotes del virus que registra esta región

AFP

España dispuso el sábado el reconfinamiento de 200.000 personas en Cataluña por nuevos brotes de coronavirus, mientras en el resto de Europa se levantan las restricciones y la pandemia sigue causando estragos en Estados Unidos, donde se limitaron las celebraciones de la fiesta nacional.

A lo largo y ancho de Estados Unidos, los festejos del 4 de julio, Día de la Independencia, se han visto ensombrecidos: los habituales desfiles han sido cancelados, se han reducido los festejos con barbacoas y se han aplazado las reuniones familiares. Pero el presidente del país, Donald Trump, rendirá "homenaje a Estados Unidos" en la capital federal de Washington a partir de las 18H40 (22H40 GMT).

Publicidad

Estados Unidos reportó 57.683 casos en las últimas 24 horas -una cifra muy alta por tercer día consecutivo- y suma más de 2,8 millones de infectados acumulados. En total, han muerto casi 130.000 personas.

El sur y el oeste del país son los más azotados por el virus, y según el Washington Post, al menos 14 estados atraviesan su peor semana desde el inicio de la pandemia.

Publicidad

Trump, muy criticado por la gestión de la crisis, solo mencionó brevemente el tema en un discurso el viernes por la noche en el famoso Monte Rushmore, donde se jactó de un país "justo y excepcional".

La situación ha obligado a poner freno al desmantelamiento de las restricciones que se estaba llevando a cabo en algunos estados y se han vuelto a cerrar bares y también playas, que en este fin de semana de fiesta nacional estarían abarrotadas.

En Europa, el continente más enlutado por la pandemia con casi 200.000 decesos, algunos países daban marcha atrás en sus etapas hacia una cierta normalidad.

En España (más de 28.300 muertes), donde hacía dos semanas que se había puesto fin al confinamiento, las autoridades ordenaron nuevas restricciones a unos 200.000 habitantes en Lérida, en el nordeste, debido a la multitud de brotes del virus que registra esta región.

"Hemos decidido confinar la zona del Segrià (alrededor de la ciudad de Lérida), sobre la base de datos que confirman un crecimiento muy importante del número de contagios de covid-19", declaró a la prensa el presidente de Cataluña, el independentista Quim Torra.

El reconfinamiento empezó a las 12H00 (10H00 GMT), y restringía las entradas y salidas de la zona. También quedaron prohibidas las reuniones de más de diez personas y se suspendieron las visitas a las residencias de ancianos.

Entre tanto, en Barcelona, la Basílica de la Sagrada Familia, uno de los monumentos más visitados de España, volvió a abrir sus puertas el sábado tras más de tres meses, acogiendo con prioridad al personal sanitario, como forma de homenaje y agradecimiento por su compromiso durante la pandemia.

Estas medidas coinciden con la reapertura de las fronteras españolas a los visitantes de 12 nuevos países, después de que los ciudadanos de la UE y del espacio Schengen, además de los británicos, pudieran entrar a partir del 21 de junio.

España es uno de los países más afectados por la covid-19 con más de 28.300 muertos.

En Reino Unido, este sábado reabrieron pubs, restaurantes y cafés, tras meses de cierre, y los responsables del sector vaticinaban un fin de semana "histórico".

En un pub del norte de Londres, Andrew Slawinski, de 54 años, saborea su primera pinta de cerveza. "¡Es como ganar la Premier League!", dice.

En un tuit, el primer ministro, Boris Johnson, estimó "absolutamente vital que todo el mundo respete las reglas de distancia física", temiendo que la proximidad entre los millones de clientes esperados en los pubs este fin de semana suponga un repunte de la epidemia en el país más afectado de Europa (44.198 muertos).

La pandemia viral avanzaba también en Rusia, que este sábado superó los 10.000 muertos y los 674.000 casos.

La tasa de mortalidad del país es muy inferior a la de otros países vecinos con grandes números de contagiados, lo que suscita el temor de que las cifras puedan ser más altas.

En todo el mundo, el coronavirus se ha cobrado al menos 527.241 vidas, y ha causado más de 11,1 millones de contagios desde que irrumpió en China a finales del año pasado, según un recuento de la AFP basado en fuentes oficiales.

Con 2,8 millones de casos, América Latina ya superó a Europa en número de contagios.

Brasil, que registra más de un millar de decesos diarios, es el epicentro regional, con más de 64.000 muertos y 1,5 millones de contagios.

México es el segundo país de la región más afectado y ya roza los 30.000 fallecidos.

Por su parte, Chile vio la luz por primera vez en cuatro meses con un reporte el viernes de "cifras optimistas", que indica una reducción en el número de contagiados y en la cantidad de casos activos. El país suma 288.089 infectados y 6.051 decesos.

Ante esta situación en la que el virus no da tregua, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reiteró el viernes sus advertencias y urgió a los países afectados por la pandemia a "despertar" y luchar contra la enfermedad.

"Ya es hora de que los países miren las cifras. Por favor, no ignoren lo que les dicen los números", alertó el jefe de emergencias sanitarias de la institución, Michael Ryan.

Publicidad

Publicidad