La autoridad de asuntos religiosos de Turquía dijo que la histórica estructura seguirá abierta a los visitantes fuera de las horas de oración

AP

Después de que la Unión Europea condenó la decisión de Turquía de convertir el emblemático museo de Hagia Sophia en mezquita, el canciller turco respondió el martes que es un asunto de soberanía nacional.

La semana pasada, Turquía canceló el estatus de museo del templo del siglo VI convertido luego en mezquita, vigente desde 1934, y dijo que estaría habilitado para los oficios musulmanes a partir del 24 de julio.

Publicidad

La decisión provocó críticas de parte de Estados Unidos, Grecia y otros países occidentales, así como de las iglesias ortodoxas cristianas. El papa Francisco expresó su pesar por la medida.

En su primera reunión presencial en meses el lunes, los cancilleres de la UE condenaron la decisión. El jefe de política exterior de la UE, Josep Borrell, dijo que contaba con “amplio apoyo para exhortar a las autoridades turcas para que recapaciten y anulen esta decisión”.

Publicidad

Preguntado acerca de la crítica de la UE, el canciller turco Mevlut Cavusoglu dijo el martes en una conferencia de prensa junto con su contraparte maltés: “Rechazamos la palabra ‘condena’”.

“Este asunto concierne a los derechos soberanos de Turquía”, acotó.

Cavusoglu sostuvo que en España, miembro de la UE, había varias mezquitas convertidas en iglesias.

El martes, Grecia expresó nuevamente su consternación.

“La decisión sin duda nos duele como cristianos ortodoxos griegos, pero también nos duele como ciudadanos del mundo”, dijo el primer ministro Kyriakos Mitsotakis. “Este no es un asunto greco-turco, ni siquiera es un asunto euro-turco, es global. Es un asunto universal”.

Mitsotakis añadió que “con este revés, Turquía escoge romper lazos con el mundo occidental y sus valores. Abandona una dirección cultural de muchos siglos al preferir la introversión. Y envuelve su debilidad con un manto artificial de fortaleza”.

La autoridad de asuntos religiosos de Turquía dijo que la histórica estructura seguirá abierta a los visitantes fuera de las horas de oración, informó la agencia noticiosa estatal Anadolu.

Las imágenes cristianas en el interior no son obstáculo para las oraciones musulmanas, dijeron los funcionarios que preparan el lugar para los oficios. Pero añadieron que durante las oraciones se cubrirán las imágenes con cortinas u otros medios, ya que la tradición islámica prohíbe las representaciones.

Publicidad

Publicidad