El costo de los vehículos es de 260.000 dólares

AP

El ejército colombiano entregó el miércoles seis ambulancias para la atención de perros que detectan minas antipersonales en diferentes partes del país, especialmente donde grupos ilegales tienen cultivos ilícitos.

El coronel José Antonio Pérez, jefe del Centro Nacional contra Artefactos Explosivos y Antiminas, señaló a The Associated Press que “estas ambulancias veterinarias serán distribuidas en diferentes partes del país con el fin de apoyar a los caninos que acompañan a nuestros soldados en operaciones de desminado". El costo de los vehículos es de 260.000 dólares.

Publicidad

Agregó que "lo que buscamos es tener capacidad en tiempo real de ayudarlos médicamente y aumentar la calidad de vida y su bienestar”. Los vehículos también apoyarán a militares o civiles si son afectados.

Pérez indicó que actualmente en todo el país el ejército tiene 1.687 caninos de diferentes razas desarrollando operaciones. Este año han sido afectados por estas minas 13, de los cuales tres han fallecido. En los últimos tres años 15 resultaron afectados y 12 perdieron la vida.

Publicidad

En el acto de presentación de las ambulancias estuvo presente Iker, un pastor belga que durante 13 años participó en operaciones militares y que el año pasado perdió su pata derecha cuando cayó en un campo minado en Catatumbo pero le salvó la vida a 33 militares. Pérez dijo que Iker es “muestra insigne de la fortaleza que tiene un perro de combate del ejército”.

El coronel indicó que los grupos ilegales utilizan las minas como "herramienta de protección especialmente en los cultivos ilícitos y en las vías de comercialización de la cocaína”. La zonas más afectadas por la siembra de minas antipersonales son Norte de Santander, Santander, Arauca, Cauca, Valle del Cauca, Meta y Guaviare.

Pérez reseñó que en la última década se neutralizaron 26.000 minas antipersonales pero también fueron afectadas 7.000 personas entre militares y civiles de las que murieron centenares.

Añadió que ante la falta de movilidad de la población civil por las medidas para frenar la propagación del nuevo coronavirus, grupos ilegales como los disidentes de las desaparecidas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y la guerrilla Ejército de Liberación Nacional han aprovechado "para resembrar en algunos puntos estratégicos minas antipersonales y poder neutralizar de alguna manera operaciones militares”.

Según el Comité Internacional de la Cruz Roja, entre enero y junio de este año se detectaron en Colombia 181 afectados por los artefactos explosivos. De las víctimas registradas, 126 son civiles y 55 son combatientes de la fuerza pública y grupos armados.

Publicidad

Publicidad