Meng Wanzhou, hija del fundador y directiva de Huawei

AFP

Los abogados de la directora financiera de Huawei, detenida en Canadá a fines de 2018 a pedido de Estados Unidos, exigieron el lunes la publicación de documentos del servicio secreto que a su entender prueban un complot entre el FBI y las autoridades canadienses.

Durante una audiencia por videoconferencia ante el Tribunal Federal en Ottawa, los abogados de Meng Wanzhou, hija del fundador del gigante chino de las telecomunicaciones, abrieron un nuevo frente judicial en un intento por evitar que su clienta sea extraditada a Estados Unidos.

Publicidad

Los defensores exigieron la publicación de la versión completa de varios documentos redactados antes y después del arresto de Meng el 1º de diciembre de 2018 en el aeropuerto de Vancouver. Una versión recortada de estos documentos ya se hizo pública.

Los abogados estiman que los documentos prueban una conspiración entre las autoridades de ambos países norteamericanos. Meng fue arrestada a pedido de la justicia estadounidense, donde se la acusa de haber eludido las sanciones estadounidenses contra Irán.

Publicidad

El arresto provocó una crisis diplomática sin precedentes entre Ottawa y Pekín.

Scott Fenton, uno de los abogados de Meng, recordó el lunes que su cliente había sido interrogada durante tres horas por funcionarios de aduanas canadienses en el aeropuerto de Vancouver, sin saber por qué se la estaba reteniendo, antes de ser oficialmente detenida.

Según él, esto constituye una violación de sus derechos que justifica la terminación del procedimiento de extradición.

"Nunca se le brindaron las razones de su detención" durante estas tres horas, dijo el abogado el lunes. "Fue engañada", señaló.

El representante del Departamento de Justicia Robert Frater se opuso a la publicación de una versión completa de los documentos. Negó cualquier "conspiración" con el FBI, acusaciones que, dijo, se basaron en "inferencias extravagantes extraídas de declaraciones inocuas".

En una declaración jurada presentada en la corte de Vancouver en julio, un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores dijo que la publicación de los documentos correría el riesgo de "reavivar las tensiones" entre Ottawa y Pekín, y podría poner en riesgo a los canadienses.

Pocos días después del arresto de Meng en Vancouver, los canadienses Michael Kovrig, un exdiplomático, y su colega consultor Michael Spavor, fueron arrestados en China, antes de ser acusados de espionaje a mediados de junio. Su detención es ampliamente vista en Occidente como una medida de represalia por la detención de Meng.

La audiencia en el Tribunal Federal de Ottawa fue aplazada y se reanudará a puertas cerradas el jueves.

Publicidad

Publicidad