AFP

En medio de un ruido infernal de motores, un barco de turismo se acerca a un navío imponente cargado de carburante para suministro de las embarcaciones en el mar, anclado en la bahía de Algoa en Sudáfrica, a dos pasos de la mayor colonia de pingüinos africanos del mundo.