AFP

Con botellas de alcohol en la mano, los contentos feligreses toman asiento para escuchar el sermón en la iglesia Gabola de Sudáfrica, donde los parroquianos pueden beber durante la misa.