Israel: cadenas perpetuas a judío que provocó incendio letal

AP

Un tribunal israelí dictó el lunes tres cadenas perpetuas a un extremista judío condenado por un incendio provocado en 2015 que mató a un bebé palestino y a sus padres.

En mayo, el Tribunal de Distrito de Lod declaró a Amiram Ben-Uliel, un colono judío, culpable de la muerte de Ali Dawabsheh, de 18 meses, por arrojar bombas incendiarias a su casa en la aldea de Duma, en Cisjordania.

Publicidad

La madre del bebé, Riham, y el padre, Saad, murieron más tarde a causa de las heridas. Su hermano Ahmad, de 4 años, sobrevivió al ataque.

El tribunal dijo que las acciones de Ben-Uliel “fueron meticulosamente planificadas y se derivaron de su ideología radical y del racismo”. Agregó que el castigo estaba “cerca de la pena máxima prescrita por la ley”.

Publicidad

El incendio ocurrió en medio de una ola de ataques de extremistas judíos contra palestinos en la ocupada Cisjordania. El atentado incendiario en Duma tocó un nervio particularmente sensible, provocando la condena de todo el espectro político de Israel.

Los críticos, sin embargo, denuncian que delitos menores, como bombas pequeñas lanzadas a mezquitas e iglesias, quedan impunes durante años. Y a medida que avanzaba la investigación sobre el ataque a Duma, los palestinos denunciaron que es injusto que sospechosos palestinos son rápidamente detenidos y procesados bajo un sistema legal militar que les otorga pocos derechos, mientras que los judíos israelíes están protegidos por las leyes.

Publicidad

Publicidad