Luis Arce demora anuncio de gabinete en medio de presiones

AP

El presidente Luis Arce se demoraba el lunes en anunciar a los ministros que lo acompañarán, un día después de asumir la presidencia de Bolivia con la promesa de iniciar “una nueva etapa” tras la crisis que polarizó al país y precipitó la renuncia de Evo Morales por sospechas de fraude electoral.

Ninguna autoridad explicó la demora mientras crecía la expectativa por conocer al gabinete que afrontará la crisis social, económica y sanitaria en momentos en que la curva de contagios del COVID-19 está en descenso pero con la amenaza de un rebrote.

Publicidad

El heredero político de Morales llegó temprano a su despacho para reunirse con sus colaboradores, pero no había orden para organizar el escenario para la jura de ministros. Fuera de la casa de gobierno en La Paz centenares de seguidores llegados de distintas regiones para la posesión de la víspera aguardaban novedades sobre el nuevo gabinete.

No obstante, el país estaba en calma sin protestas callejeras de los opositores.

Publicidad

Líderes de organizaciones sociales e indígenas del Movimiento al Socialismo (MAS) -el partido que lidera Morales- recomendaron públicamente al nuevo mandatario rodearse de “nueva gente”, excluir a la que acompañó a Morales y reclamaron cuotas por su lealtad.

“Tendríamos que tener 149 ministerios para satisfacer los pedidos; todos piden, lo cierto es que tenemos que ser austeros”, declaró Arce antes de asumir el cargo.

Arce tiene el desafío de reconciliar a los bolivianos y reconstruir la economía que atraviesa la peor recesión “en los últimos 40 años”, según dijo en su mensaje en el que no anticipo ningún plan. Advirtió, sin embargo, que retomará el modelo estatista que apuntaló como ministro de Economía de Morales durante 12 cuando el país experimentó tasas anuales de crecimiento de 4,9% en promedio.

La otra mirada estaba puesta en la frontera sur con Argentina, donde el expresidente Morales fue recibido por cientos de partidarios tras un año en el exilio.

Morales planea llegar hasta su feudo en el Chapare, en el centro del país, tras una caravana de tres días. Allí fue donde nació a la vida política como líder de los cocaleros.

Publicidad

Publicidad