Miami Internacionales -  18 de diciembre 2020 - 19:00hs

EEUU sanciona a empresa que apoyó elecciones en Venezuela

El gobierno del presidente Donald Trump sancionó el viernes a una empresa de tecnología de propiedad argentina por ayudar al presidente venezolano Nicolás Maduro a llevar a cabo las recientes elecciones legislativas, que la oposición boicoteó por considerarlas fraudulentas.

Ex-Cle CA, con sede en Caracas, proporcionó al gobierno de Maduro máquinas de votación y software para los comicios de este mes, según un comunicado del Departamento del Tesoro.

“Aquellos que buscan socavar las elecciones libres y justas en Venezuela deben rendir cuentas”, dijo el secretario de Estado, Mike Pompeo. El hecho de que Maduro se haya apoyado en Ex-Cle, así como en la firma de tecnología china CEIEC recientemente sancionada, “no debe dejar ninguna duda de que las elecciones legislativas del 6 de diciembre fueron fraudulentas y no reflejan la voluntad del pueblo venezolano”, agregó.

Un correo electrónico enviado a la empresa matriz de Ex-Cle en Buenos Aires no ha tenido respuesta. También fueron sancionados dos de los codirectores de la filial venezolana, incluido el accionista mayoritario Guillermo San Agustín, con nacionalidad argentina e italiana.

 Embed      

Ex-Cle se especializa en sistemas de identificación biométrica utilizados por clientes como Coca-Cola, el gobierno de Panamá y varios bancos estatales y agencias gubernamentales en Venezuela, según el sitio web de la empresa matriz.

El partido socialista gobernante y sus aliados arrasaron en las elecciones legislativas de este mes, capturando alrededor de dos tercios de los 277 escaños de la Asamblea Nacional en unos comicios con muy poca participación del electorado.

La oposición boicoteó las elecciones después de que el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela —simpatizante de Maduro— nombró una nueva comisión electoral que incluye a tres miembros que han sido sancionados por Estados Unidos y Canadá, sin la participación de la Asamblea Nacional liderada por la oposición, como exige la ley.

Estados Unidos y varios países de América Latina y Europa han condenado los resultados.