AFP

Desesperado e impotente, el médico Marcos Fonseca Barbosa optó por tratar en casa a su madre, gravemente enferma de coronavirus. La espera para hospitalizarla en Manaos, en el norte de Brasil, era inacabable: "Tuve miedo de que muriera en mis brazos", confiesa.