Londres Internacionales -  7 de diciembre 2021 - 06:58hs

Ministro británico rechaza que su evacuación de Kabul fuera "caótica"

"Fue la mayor operación de evacuación aérea que se recuerda y el Reino Unido sacó de Afganistán a más gente que ningún otro país", sostuvo el ministro.

El viceprimer ministro británico, Dominic Raab, defendió este martes la evacuación que lideró el pasado agosto de unos 15.000 británicos y afganos en riesgo tras la conquista de Kabul por los talibanes, después de que un exfuncionario la censurara por "disfuncional y caótica".

Dominic Raab, que en aquel momento era ministro de Exteriores y por tanto responsable de la operación, ha admitido, en declaraciones a los medios, que hubo "desafíos" y "lecciones que aprender", pero insiste en que hizo "un buen trabajo" en base a "estándares recientes de evacuaciones" y "si se compara internacionalmente".

"Fue la mayor operación de evacuación aérea que se recuerda" y el Reino Unido sacó de Afganistán a más gente que ningún otro país excepto Estados Unidos -5.000 británicos, 8.000 afganos y 2.000 niños-, sostuvo.

La diputada laborista Emily Thornberry pidió al hoy también ministro de Justicia que "se plantee dimitir", tras las "chocantes" revelaciones hechas ante la comisión parlamentaria de Asuntos Exteriores por el antiguo empleado Raphael Marshall, que en septiembre dejó su puesto en el Foreign Office.

En una declaración escrita, el informante ha acusado a Dominic Raab de ser "lento" para tomar decisiones y "no entender bien la situación", lo que llevó a que la operación de agosto fuera "disfuncional y caótica".

Marshall explicó que, en un momento de falta de personal y teletrabajo por la pandemia, hubo que gestionar unas 150.000 solicitudes de afganos que pedían ser rescatados al estar en riesgo por sus vínculos con el Reino Unido, por ejemplo porque trabajaron como traductores o chóferes durante los veinte años de ocupación aliada del país asiático.

Según el exdiplomático, de estas personas, "menos de un 5 %" recibió asistencia después de que la capital, Kabul, cayera el 15 de agosto, tras la retirada en mayo de las tropas estadounidenses y de la OTAN.

De acuerdo con Marshall, las decisiones sobre a quién ayudar, en base a dos programas gubernamentales de auxilio, se tomaron "de forma arbitraria" y a veces por empleados de bajo rango, mientras que el ministro, que ya en agosto fue criticado por estar de vacaciones en Creta (Grecia), tardaba "horas" en contestar.

En una de las acusaciones más dañinas, el informante asegura que muchos de los correos recibidos se marcaron como leídos para cubrir las espaldas al ministerio aunque "no se actuara" para responderlos y que muchos de los funcionarios asignados a la tarea "tenían desconocimiento" sobre la situación o los idiomas de Afganistán.

El presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de los Comunes, el "tory" Tom Tugendhat, dijo a la BBC que, a juzgar por la evidencia, el Foreign Office era como "un Mary celeste (barco hallado vacío en el siglo XIX) en un momento de emergencia nacional".

"La pregunta a la que hay que responder es: ¿dónde estaba todo el mundo?", dijo el parlamentario.

FUENTE: EFE

En esta nota: