Panamá Las Buenas Noticias -  21 de julio 2017 - 12:43hs

Iniciativa busca proteger a las ballenas jorobadas a través de la fotografía

Una iniciativa que tiene como objetivo la protección de las ballenas jorobadas a través de la fotografía está siendo impulsada por el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales y por Whale Watching Panama.

La metodología del proyecto ciencia ciudadana para recolectar fotos de las colas de ballenas jorobadas en Panamá, consiste en que las personas envíen las fotografías que hayan tomado de las colas de las ballenas, las cuales serán estudiadas y organizadas para su identificación mediante la pigmentación.

Se insta a las personas a que envíen las fotos a los correos electrónicos ballenas@si.edu o Photos@WhaleWatchingPanama.com, con la siguiente descripción: fecha de la fotografía, locación de las fotos, información sobre grupo, por ejemplo, si es una mamá con cría, varios adultos, una sola ballena.

“Con las fotos vamos a hacer un catálogo y asignar números a cada cola única y hacer comparaciones a las fotos de años pasado y en el futuro. También para comparar con fotos de colas de ballenas en Chile y Antártida para saber dónde van las ballenas jorobada después salen de nuestros mares”, detalló a Telemetro.com Anne Gordon de Barrigón, dueña y fundadora de Whale Watching Panama, empresa dedicada a observar las ballenas en el país.

Resaltó que Panamá, al igual que Costa Rica, son las únicas regiones del mundo en las que se concentran ballenas provenientes de los Hemisferios Norte y Sur. Añadió que las ballenas jorobadas llegan a toda la región del mar Pacífico de Panamá, concentrándose principalmente en el Archipiélago de Las Perlas, Azuero cerca Isla Iguana y alrededor Isla Coiba y el Golfo de Chiriquí.

Cada año las ballenas jorobadas de ambos hemisferios llegan a Panamá, tras un recorrido de unos 8 mil kilómetros, para reproducirse y dar a luz a sus crías. Se estima que durante la temporada pico de observación llegan cerca de 2 mil cetáceos en las costas del Pacífico.

Las ballenas del Hemisferio Norte viajan desde Alaska, mientras que la población del Hemisferio sur viaja desde las áreas de alimentación en la Península Antártica y Estrecho de Magallanes.

 Embed