Es momento de sanear el cabello, de romper moldes o no, todo depende del riesgo que estemos dispuestos a correr.

EFE

Cada cambio de estación es momento para mudar el cabello o cuanto menos sanearlo y darle un aire distinto. Corto o largo, liso o rizado, con tinte o natural lo cierto es que conviene estar al día de las nuevas tendencias y adaptarlas a nuestro tono de piel y forma de rostro para que nos favorezcan.

El estilista Lluís Llongueras apuesta por la mujer sofisticada para la próxima temporada y "muy femenina", según explica el nuevo glamur del siglo XXI, mujeres que no renuncian a cortes de pelo "indeformables" y muy prácticos.

Publicidad

SIMETRÍA SOFISTICADA.

En su nueva colección de tendencias combina cabellos lisos con puntas disparadas o ligeramente curvadas hacia fuera, con ondas suaves desestructuradas, y rizos anchos de volúmenes ascendentes y laterales.

La asimetría en el corte es lo que define sus propuestas entre las que se mezclan cabellos lisos y ondulados.

Personalizan cada propuesta para dar luz y color al pelo, combinando como mínimo dos tonos, hasta efectos de puntas y medios aclarados en degradación, con lo que evitan rayas de crecimiento muy marcadas.

Los tonos pasan por el marrón avellana o glacé, al rubio extra claro nórdico, o los rojos cereza, todos ellos con toques irregulares de luz interior, para realzar el movimiento.

MECHAS ARTESANALES.

La apuesta de Maison Eduardo Sánchez para el color son las mechas de pincel, realizada a mano alzada sin papel de plata. Mechas, reflejos e iluminaciones se realizan con la técnica del "balayage".

Sánchez explica que las mechas con pincel permiten una aplicación más natural, creando auténticos puntos de luz allí donde se busca de forma expresa y con gran precisión.

El estilista explica que repetir la oxidación con el papel de plata obliga no solo a retocar la raíz, sino también todo el resto lo cual aclara en exceso el conjunto y "nos aleja del color deseado".

"Al aplicar el color con el pincel, se evita el temido efecto "paso de cebra" en el que se ven las mechas en forma de rayas. Con el pincel, se crean efectos de luz más sutiles", comenta Sánchez.

En cuanto al color, Dessange apuesta por el castaño-claro-oscuro con reflejos de moca y caramelo.

Los estilistas de Dessange se apuntan al espíritu contemporáneo en el cabello, además de geométrico, con cortes medios y puntas ligeramente degradadas terminan con un desfilado sobre las mechas frontales.

"Estas mechas sueltas abren el rostro y modernizan el corte de la melena", comentan los estilitas. La raya al medio y el efecto casual son dos tendencias infalibles.

Lejos de desaparecer, la cola de caballo es uno de los peinados que se reinventa constantemente. Modernizada por una doble raya elevada sobre el frontal, la materia, impecable, va ocupando su lugar hacia la coronilla.

Peinados-despeinados que aportan una inabarcable sensación de movimiento y de naturalidad.

Publicidad